Aviso Legal

ADVERTENCIA: AVISO LEGAL.

1- Esto es un sitio católico-apostólico-romano, tradicionalista y sedevacantista, ultra-montano y radical. Aquí se intentan guardar fielmente los Diez Mandamientos y seguir fielmente el Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica de siempre.
2- Este sitio está protegido por las leyes de los Estados Unidos de América, NO de Uruguay, por más que el usuario que lo administre sea de nacionalidad oriental.
3- Aquí se respeta la libertad de expresión, censurándose sólo los comentarios blasfemos.

AVISO ESPECIAL PARA LOS QUE PRETENDEN CENSURARNOS:

-Aquí se respetan los términos de Google, al pie de la letra.
-Dice la Constitución de la República:

"Artículo 29.

Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieron
."

Todo aquél que pretenda censurar o atentar contra este sitio, será denunciado a las autoridades competentes. Queda terminantemente prohibido la apología de la violencia, especialmente contra la Santa Religión Católica. Quien nos DIFAME será denunciado sin contemplaciones.

Reglamento sobre los comentarios

Sobre los comentarios:


1- Pedimos perdón si a veces demoramos en moderar comentarios; al final leemos todos y contestamos los que vemos que merecen la pena.

2- No nos gusta censurar las opiniones de nadie, pero pedimos respeto y prohibimos las blasfemias en contra de nuestra santa religión católica-apostólica-romana y ultra-montana.

3- Las noticias con más de catorce días de antigüedad pasan a moderación, así que si desea comentar es aconsejable que comente sobre noticias nuevas. Si comenta en noticias viejas, podemos demorar mucho tiempo en moderar su comentario.

4- Si usted nos pregunta si este sitio es en serio o es broma; nosotros le decimos que es muy en serio, pero usted es libre de pensar lo que quiera.

5- Si usted nos insulta, después no se queje si lo insultamos de forma peor y no le damos derecho a réplica. ¡No se le ocurra insultar a la madre del Administrador!, ni amenazarnos de muerte, porque lo denunciaremos a las autoridades competentes.

miércoles, 8 de enero de 2014

Cruzada contra la secta loganiana (Foro "Católico")

Por Silvio Capiscoconi. 

Logan ha difamado al Príncipe Nicus, descalificándolo como "dimoniano" y poniendo en duda de que él pertenezca a la realeza.


A mí me ha decepcionado profundamente el denominado "Foro Católico", el cual tiene algunas noticias muy buenas, pero que lamentablemente sus integrantes son unos herejes obstinados (formales) que creen en los falsos "bautismos" de deseo y sangre, y en la ignorancia "invencible"; y cuyo director se ha dedicado a atacar a los verdaderos católicos, como el Príncipe Nicus. 
La forma de "argumentar" de Logan es con falacia ad hominem, cuando no apela simplemente al insulto gratuito; la táctica de Logan para afirmar sus herejías, es intentar DESACREDITAR a sus rivales en el debate y por eso él dice que los hermanos Dimonds "no son monjes" y el Príncipe Nicus "no es príncipe". Con esa maniobra, lo que busca Logan es que los lectores piensen: "esta gente es loca y se cree cosas que no son", pero lo que dice Logan son puras mentiras, porque los hermanos Dimonds SÍ son monjes benedictinos (y además son hermanos de sangre) y el Príncipe Nicus sí es un noble miembro de la realeza (ya que él desciende de la realeza franca, de Carlomagno). Las personas que niegan esos hechos, lo hacen porque quieren desviar la atención hacia cosas menos relevantes que el tema central de discusión; y el tema central del debate aquí no es si los Dimonds son monjes o no, o si Nicus es príncipe o no, sino la veracidad o falsedad del "bautismo" de deseo y el de sangre, así como de la llamada "ignorancia invencible". Si los Dimonds son monjes y si el Nicus es príncipe, son temas secundarios, aunque la realidad es que ellos sí son, lo que dicen ser. 
Aquí puede leerse el artículo de Logan difamando al Príncipe Nicus, pero aquí está la discusión completa sobre el asunto, ya que Nicus fue vilmente censurado por Logan. Además, como puede apreciarse en el artículo de Logan, él se burló no sólo de Nicus, sino de todos los que somos miembros del Foro V Suis y de esa ilustrísima organización, así que por ende Logan nos ha declarado la guerra a nosotros y por eso nosotros respondemos.
Todo eso además, Logan lo hace para defender al Padre Jorge Loring, quien fue un hereje, ya que apoyó a la secta del Vaticano II, en lugar de en realidad combatir contra ella; ahí ya con ese simple hecho, se puede notar una contradicción evidentísima de parte de Foro "Católico". Si Logan tuviese un mínimo de catolicidad entonces, jamás se le ocurriría defender al Padre Loring, por más apariencia de "conservador" que él tuviera, al igual que muchos "jesuitas", muchos del "Opus Dei" y muchos de "EWTN"... Obsérvese que si se saca la letra "r" a Loring, se obtiene "Loing" y reordenando tenemos: "Login", que significa en inglés "iniciar sesión"; un "iniciar sesión" a la "R". Nótese además que Logan y Login (y Loring) suenan muy similar; ahora bien, ¿qué significa la "R"? La letra "r" es la décima novena letra del alfabeto español y la décima octava letra del alfabeto latino; entonces tenemos: 19-->1+9=10-->1 y 18-->1+8=9. Luego se calcula un promedio entre los dos resultados: 9+1=10; a continuación se considera (usando el alfabeto español): LOGAN=12+16+7+1+14=50. Si a este 50 le sumamos el 10 del cálculo anterior, se obtiene: 50+10=60-->Y por reducción numerológica, tenemos 6. Por otra parte, LORING (con alfabeto español)=12+16+19+9+14+7=77-->7+7=14-->1+4=5. Ahora LOGIN (con el alfabeto español)=12+16+7+9+14=58-->5+8=13-->1+3=4. Promediando, los dos resultados anteriores: 5+4=9-->9/2=4,5. Consideremos ahora, que "Loring", tiene seis letras. A ese seis lo multiplicamos por el resultado anterior, es decir, 4,5 y tenemos: 27-->2+7=9. Si a este nueve, lo damos vuelta, tenemos un seis (6), y si volvemos a considerar que Loring tiene seis letras y que Loring es "Login R" y que eso es casi lo mismo que decir "Logan", entonces tenemos otro 6. Por ende, es claro ver cómo Logan posee la marca de la bestia: 666. Claro, podría decirse que el resultado de este simple cálculo es "pura coincidencia", pero uno tiene que estar atento a los signos de los tiempos y a estos simbolismos que usan los Iluminati y judeo-masones, ya que como vimos en la discusión, parece ser que el verdadero nombre de Logan sería Juan Carlos Fernández Vaccaro, pero él oculta su nombre y apellidos, quizás por él sea un judeo-masón. 
Es muy extraña ver la forma de actuar de Logan, y no sólo por mantenerse en el anonimato, sino también por hacerse el ferviente opositor de la Secta del Vaticano II por una parte, mientras que por otra parte termina aceptando el "Lumen Gentium" del Vaticano II, o sea, la salvación de todos los hombres, independientemente de la religión que profesen, ya que Logan acepta "bautismos" falsos y además la denominada "ignorancia invencible". Con eso notamos que el código 666 que obtenemos haciendo un cálculo simple con Logan, puede perfectamente ser cierto; o sea, que él es un infiltrado en la Resistencia. Para confirmar esta mi sospecha (de que Logan posee la marca de la bestia), analicemos un poco sus palabras aquí:
FC: queda demostrada su filiación dimoniana, asegurando que los Dimond son religiosos, cuando en realidad no han recibido ninguna orden regular de la Iglesia, al menos de la verdadera Iglesia. Por eso muchos los llaman los laicos Dimond y los fariseos Dimond porque su líder fundador (Joseph Natale) fue despedido de un monasterio benedictino y aseguraba que el mundo no llegaría al año 2000.
Los Dimond además invitan a los fieles a acudir a la “Santa Misa” oficiada por  neo curas del rito bizantino, por supuesto que vinculados a la Vaticueva .
 Aquí notamos que Logan insiste con algo ficticio que él llama "dimoniano"; tal cosa obviamente no existe, ya que ni Nicus, ni yo, ni los propios Dimonds son "dimonianos", sino simplemente somos todos católicos. Además aquí vemos que Logan calumnia SIN PRUEBAS de que los Dimonds no son monjes, ya que según él no fueron "ordenados", pero él omite dar pruebas de eso (y es que ciertamente no las tiene) y acto seguido asevera que los Dimonds dijeron que el "mundo no llegaría al año 2000". Si los Dimonds o Natale hubiesen dicho eso, serían unos farsantes, ya que nadie puede saber la fecha ni la hora de la Parusía, sino sólamente el Padre que está en los Cielos y además Nuestro Señor Jesucristo volverá en la noche como un ladrón. Pero aquí vemos la palabra de Logan contra la de los monjes benedictinos (que según Logan no son monjes); y esto es simplemente: palabra contra palabra. ¿A quién le creemos? Pues bien, yo les creo a los que siguen al pie de la letra al Evangelio y al Magisterio infalible de la Iglesia. Sobre el rito bizantino, es claro que ese rito continúa siendo el tradicional y los fieles pueden acudir al mismo, siempre que allí no sean notoriamente herejes. 
FC: el problema es que los socios de “Quinto Supremo Ultra Imperio Saurésrico de Neoneosaurolandia”. Organización alternativa a la O.N.U. y a la O.M.U., no tienen ninguna preeminencia en contra de Concilios, santos papas y teólogos. Así que sus torpes pseudo argumentos (falacias) carecen de sustanciay de peso doctrinal.
Más mentiras de Logan, porque nuestra organización NO se opone s los Concilios ni a los santos ni papas ni teólogos. Eso es una clarísima mentira y CALUMNIA de Logan, un pecado mortal vil y terrible, que es otro indicio que confirma que Logan posee la marca de la bestia. Con lo siguiente puede verse la defensa a ultranza que hace Logan sobre Loring: 
FC: Loring sólo los llamó papas, no dijo “papas válidos”, porque ni siquiera menciona ninguna duda en su libro, al igual que todos los que ignorábamos lu sucedido al interior de la Vaticueva hasta mediados de los años ochentas. Y aún ahora existen millones de fieles, la mayoría de buena fe, que ignoran la realidad de la Iglesia.
Una cosa es ignorar de buena fe la realidad de la Iglesia; de eso es verdad que pueden haber unos cuántos, pero obviamente ese no fue el caso de Loring, ya que él sostenió herejías formales en su libro, él apoyó firmemente al Vaticano II, él sabía bien de teología católica (estaba formado como sacerdote, como lo que fue) y ¡hasta realizó "misas" falsas del Novus Ordo! O sea, que no hay dudas de que Loring fue un hereje formal, y como tal, se fue al infierno, pese a quien le pese.
FC: aquí el “príncipe” de “Neoneosaurolandia”, como él se presenta, abusa con un juicio temerario muy grave, ya que ni la Iglesia se atreve a juzgar quén se condenó al Infierno. Sólo Dios puede definir quién se salva o condena. Ciertamente el Bautismo por agua o por fuego (de deseo) son necesarios, pero no aseguran la salvación. Así lo enseña la Santa Iglesia en concilios, papas y teólogos ortodoxos.
Más de lo mismo; Logan entrecomilla un título del Nicus, para desacreditarlo y difamarlo (SIN PRUEBAS, claro está) y con esta vil y rastrera maniobra, desvía la atención del debate, para convencer al público de que los "bautismos" de deseo (o "fuego" como le llama ahora) y sangre son sacramentales, lo cual es falso y herético. Logan alega que sólo Dios puede definir quién se salva o quién se condena, lo cual es parte de la verdad, ya que la Iglesia juzga, sentencia y condena, y obviamente la Cabeza de la Iglesia es Dios; por ende, Nicus afirma lo mismo que afirma la Iglesia, y es que Dios es el Único Juez, pero la sentencia la Iglesia puede saberla, al ser la Iglesia el Cuerpo Místico de Cristo. ¿Cómo el Cuerpo no va a saber lo que la Cabeza sabe? La Cabeza manda y el Cuerpo obedece, y si alguien es notoriamente un hereje formal hasta lo último de su vida, entonces es evidente que esa persona se fue al infierno. 
Luego Logan, continúa afirmando otras herejías como la "evolución" y reafirmando una y otra vez la mentira de esos "bautismos" falsos y no sacramentales, pero el Nicus le dio una muy buena contestación a Logan en su propio blog; he aquí que la copio y pego a continuación, desde Gonellismo.org:

Rechazando a la secta loganiana y sus errores dogmáticos

Hoy 4 de enero de 2014, voy a continuar con mi labor de refutar herejías y errores propios del modernismo, que atentan en contra de la sana doctrina católica, toda moral, rectitud cristiana y verdad.
Todavía me quedan algunos artículos antiguos por reparar en este blog, los cuales pienso continuarlos en los próximos días, pero en este momento me compete urgentemente volver a refutar aquí por este medio, a los errores espeluznantes de lo que le llamo como “secta loganiana”, al estar presidida por una persona que se hace llamar “Logan”, cuyo verdadero nombre posiblemente sea Juan Carlos Fernández Vaccaro. Obviamente esa secta, que dirige el denominado “Foro Católico”, NO es católico, sino herético y está relacionado con Raúl Miguel de Sursum Corda. Esas páginas y las personas por detrás de las mismas, son herejes formales, ya que he visto cómo rechazan obstinadamente el Magisterio infalible de la Iglesia; y además he de decir que ellos son malvados difamadores e injuriadores, que me han insultado y denostado, y perseguido vilmente de forma virtual y tras el anonimato, especialmente Logan, quien nunca confesó su verdadero nombre ni mostró su rostro. También he de decir, que Raúl Miguel me parece un poco más inteligente y respetuoso que Logan, el cual es muy vulgar y bastante corto de inteligencia, aunque ambos igualmente más inteligentes por supuesto, que el promedio de la masa borreguil que sigue sin pensar los dictámenes del Sistema global (este Nuevo Orden Mundial, que ya vivimos y padecemos) con su nueva religión mundial anti-cristiana.
Por eso, más allá de que tanto a Logan como a Raúl Miguel, ya los he refutado específicamente punto por punto, cada uno de sus errores; quiero simplemente en este artículo plantear un resumen esquemático de los errores dogmáticos, que ellos en conjunto con sus seguidores han cometido. Para ver las refutaciones específicas, incluyendo toda la discusión de internet (que en parte, desbordó también a las redes sociales), incluyendo los insultos de ellos, los insultos míos (quien también he insultado y también me he equivocado en algunas cositas, pero a diferencia de ellos, yo me retracto siempre de mis errores), es decir, toda la discusión completa, sin la más mínima censura, usted puede leer estos dos hilos del Foro V Suis:
Como expresé en mi declaración del 2 de enero, los principales errores modernistas (al menos de los que he detectado) son básicamente los siguientes:
  1. “Bautismo” de deseo.
  2. “Bautismo” de sangre.
  3. Ignorancia “invencible”.
  4. Planificación familiar “natural”.
  5. Libre albedrío hipertrofiado (negando la predestinación católica).
  6. Relativismo.
  7. Evolucionismo.
  8. Positivismo.
  9. Sentimentalismo/subjetivismo.
De esos nueve grandes errores, puedo decir con seguir que la secta loganiana (es decir, el conjunto de Logan, Raúl Miguel y sus adeptos) han cometido por lo menos los siguientes seis errores:

1-      “Bautismo” de deseo.
2-      “Bautismo” de sangre.
3-      Ignorancia “invencible”.
4-      Libre albedrío hipertrofiado.
5-      Evolucionismo.
6-      Positivismo.

Los cuatro primeros errores, están íntimamente relacionados, ya que ambos niegan:
1-      El pecado original.
2-      La necesidad absoluta del bautismo para poder salvarse.
3-      La Gracia de Dios, su omnipotencia y omnisciencia.
4-      Y en definitiva, la realidad del dogma que asevera categóricamente que “fuera de la Iglesia NO hay salvación”.

Esos cuatro primeros errores por tanto, son en esencia un mismo error: negar que la salvación solamente se puede dar dentro del Arca que es la Santa Madre Iglesia, y por ende, negar que sólo Cristo es el Único Salvador y Redentor. De hecho, Logan afirmó que la Santísima Virgen María, Madre de Dios también es redentora, cuando en realidad lo cierto es que el Único Redentor es Nuestro Señor Jesucristo.
Dijo Logan:

“Esa “herejía” (Virgen María como “corredentora”) que tú pontificas, fue propuesta por padres conciliares verdaderos en el Vaticano I, pero no llegó a tratarse por la conclusión prematura. En conciliábulo Vaticano II también fue vuelta a presentar para ser proclamada dogma, pero el súper hereje Liéart lo desechó, ni siquiera permitió que llegara a comisiones con el pretexto de que podría atraer el tema de Fátima.”

Sin embargo dice la Santa Biblia: “Así, pues, como por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte…” Romanos 5:12.

Lo confirma el Magisterio:

Papa Pío IV, Concilio de Trento, sesión 25, De la invocación, veneración y reliquias de los Santos, y sobre las sagradas imágenes, ex cathedra: “… los santos que reinan juntamente con Cristo ofrecen sus oraciones a Dios en favor de los hombres; que es bueno y provechoso invocarlos con nuestras súplicas y recurrir a sus oraciones, ayuda y auxilio para impetrar beneficios de Dios por medio de su Hijo JESUCRISTO SEÑOR NUESTRO, QUE ES NUESTRO ÚNICO REDENTOR Y SALVADOR… Igualmente, que deben tenerse y conservarse, señaladamente en los templos, las imágenes de Cristo, de la Virgen Madre de Dios y de los otros santos y tributárseles el debido honor y veneración… Ahora bien, si alguno enseñare o sintiere de modo contrario a estos decretos, sea anatema” (Denzinger 984).

Los “bautismos” de deseo, sangre, etcétera, se los puede llamar como “bautismos ficticios” o “bautismos no sacramentales”, porque no constituyen un sacramento; la Santa Biblia y el Magisterio de la Iglesia, enseñan claramente que existe un único bautismo para la remisión de los pecados, cuya materia es el agua natural y verdadera. Nótese que el “deseo”, por ejemplo ni siquiera es una materia; la sangre sí es materia y contiene agua, pero no es agua natural y verdadera, por lo cual con este simple razonamiento ya quedarían descartados esos falsos bautismos; pero veamos lo que nos enseñan nuestros fundamentos de fe:

UN Señor, UNA fe, UN bautismo” Efesios 4:5.

“RESPONDIÓ JESÚS: EN VERDAD, EN VERDAD OS DIGO QUE QUIEN NO RENACIERE DEL AGUA Y DEL ESPÍRITU, NO PUEDE ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS” Juan 3:5.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia (también llamado de Basilea), “Exultate Deo”, 22 de noviembre de 1439, EX CATHEDRA: “El primer lugar entre los sacramentos lo ocupa el santo bautismo, que es la puerta de la vida espiritual pues por él nos hacemos miembros de Cristo y del cuerpo de la Iglesia. Y habiendo por el primer hombre entrado la muerte en todos, ‘si no renacemos por el agua y el Espíritu’ como dice la Verdad, ‘no podemos entrar en el reino de los cielos’ (Juan 3, 5). La materia de este sacramento es el agua verdadera y natural

Papa Pablo III, Concilio de Trento, can. 2 sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, 1547, EX CATHEDRA: “Si alguno dijere que el agua verdadera y natural no es necesaria en el bautismo y, por tanto, desviare a una especie de metáfora las palabras de nuestro Señor Jesucristo: ‘Si alguno no renaciere del agua y del Espíritu Santo (Juan 3, 5), sea ANATEMA”.


Papa Pablo III, Concilio de Trento, can. 5 sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, 1547, EX CATHEDRA: “Si alguno dijere que el bautismo [el sacramento] es libre, es decir, no necesario para la salvación (Juan 3, 5), sea ANATEMA”.

 
Papa Pablo III, Concilio de Trento, del pecado original, sesión V, ex cathedra: “Por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte (…) para que en ellos por la regeneración se limpie lo que por la generación contrajeron. ‘Porque si uno no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el reino de Dios (Juan 3, 5)

Y finalmente:

“Dejad que preste atención a lo que el bienaventurado apóstol Pedro predica, que la santificación por el Espíritu se realiza por la aspersión de la sangre de Cristo (1 Pedro 1, 2), y no dejéis que pasen más allá de las mismas palabras del apóstol, considerando que habéis sido rescatados de vuestro vano vivir según la tradición de vuestros padres, no con plata ni oro, corruptibles, sino con la sangre preciosa de Cristo, como cordero sin defecto ni mancha (1 Pedro 1, 18). Tampoco hay que resistir el testimonio del bienaventurado Apóstol Juan: y la sangre de Jesús, su Hijo, nos purifica de todo pecado (1 Juan 1, 7); y otra vez, ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Y quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Él es el que vino por el agua y por la sangre, Jesucristo; no en agua sólo, sino en agua y en la sangre. Y es el Espíritu el que lo certifica, porque el Espíritu es la verdad. Porque tres son los que testifican: el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres se reducen a uno solo (1 Juan. 5, 4-8). EN OTRAS PALABRAS, EL ESPÍRITU DE SANTIFICACIÓN Y LA SANGRE DE REDENCIÓN Y EL AGUA DEL BAUTISMO. ESTOS TRES SON UNO Y PERMANECEN INDIVISIBLES. NINGUNO DE ELLOS ES SEPARABLE DE SU VÍCULO CON LOS DEMÁS”

Papa San León Magno, Concilio de Calcedonia, 451.
Con esto queda claro que:
1-      Existe un ÚNICO bautismo (sacramental) para la remisión de los pecados.
2-      Ese bautismo es el que permite el ingreso a la Santa Iglesia, fuera de la cual no hay salvación (ya que el que no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el reino de Dios).
3-      No hay tres bautismos (el espíritu de santificación y la sangre de redención y el agua del bautismo, estos tres son UNO y permanecen indivisibles; ninguno de ellos es separable de su vínculo con los demás).
4-      La materia del bautismo es el AGUA natural y verdadera (Papa Eugenio IV, Exultate Deo, Concilio de Florencia), nada de sangre, fuego, deseo, o lo que fuere…sino solamente AGUA.

Con esto, ya quedan completamente refutados (¡otra vez!) los “bautismos ficticios”. Ahora pasemos a la “ignorancia invencible” y pensemos por ejemplo en indios que viven todavía hoy en el amazonas, aislados del mundo (no es necesario remontarnos a tiempos pasados). ¿Qué sucede con esas personas cuando fallecen? Su cuerpo se pudre en la tierra, por supuesto, pero ¿qué sucede con su alma? Supongamos que en esas tribus de la selva amazónica, hay un indio que es “bueno”, o sea, que cumple todas las reglas de acuerdo a la ley natural. Me pregunto, ¿eso basta para salvarse?, ¿acaso esa ignorancia lo puede salvar del fuego eterno? La respuesta católica es un rotundo NO. Porque seguir la ley natural no basta para salvarse, sino que hay que estar bautizado y luego mantener la fe católica hasta el final de la vida, además de ser bueno, por supuesto (justificación por fe y por obras).
Esto es lo que enseña el Magisterio:

Papa Pablo III, Concilio de Trento, can. 2 sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, 1547, EX CATHEDRA: “Si alguno dijere que el agua verdadera y natural no es necesaria en el bautismo y, por tanto, desviare a una especie de metáfora las palabras de nuestro Señor Jesucristo: ‘Si alguno no renaciere del agua y del Espíritu Santo (Juan 3, 5), sea ANATEMA”.

Papa Pablo III, Concilio de Trento, can. 5 sobre el sacramento del bautismo, sesión 7, 1547, EX CATHEDRA: “Si alguno dijere que el bautismo [el sacramento] es libre, es decir, no necesario para la salvación (Juan 3, 5), sea ANATEMA”.

Papa Julio III, Concilio de Trento, sobre los sacramentos del bautismo y de la penitencia, sesión 14, cap. 2, ex cathedra: “Por lo demás, por muchas razones se ve que este sacramento [la penitencia] se diferencia del bautismo. Porque, aparte de que la materia y la forma, que constituyen la esencia del sacramento, están a larguísima distancia; consta ciertamente que el ministro del bautismo no tiene que ser juez, como quiera que la Iglesia en nadie ejerza juicio que no haya antes entrado en ella misma por la puerta del bautismo. Porque ¿qué se me da a mí – dice el Apóstol – de juzgar a los que están fuera? (1 Cor. 5, 12). Otra cosa es que los domésticos de la fe, a los que Cristo Señor, por el lavatorio del bautismo, los hizo una vez ‘miembros de su cuerpo’ (1 Cor. 12, 13)


O sea, aquí vemos que el sacramento del bautismo (de agua) es completamente necesario para salvarse, es decir, que no hay forma de salvarse si uno primero no es bautizado (es la puerta de ingreso a la Iglesia). Además la Santa Biblia condena la idea de la “ignorancia invencible”:

2 Corintios 4, 3: “Si nuestro evangelio queda encubierto, es para los que van a la perdición, para los incrédulos, cuyas inteligencias cegó el dios de este siglo [satanás] para que no brille en ellos la luz del Evangelio, de la gloria de Cristo, que es imagen de Dios”.


Con esto además, se está indicando la predestinación, pues hay gente que vive constantemente en el pecado mortal; por ejemplo, muchas tribus de bárbaros, quienes no tienen la más mínima intención de buscar a Dios. Hay mucha gente que le ha dado la espalda a Dios y viven en una completa ignorancia sobre la fe, pero ¿acaso esa ignorancia es culpa de Dios? ¡NO!, esa ignorancia es culpa de ellos, cuya concupiscencia les niebla la vista y no les permite ver la verdad, y sus oídos están tapados a la verdad; ellos viven en la mentira, porque el dios de este siglo (Satanás) les ha cegado sus inteligencias, para que ellos no vean la luz del Evangelio. Es decir, que el pecado mortal de ellos, no les ha dejado tener la posibilidad de salvarse.
Es decir, que si hay un indio bueno que vive en la selva amazónica, de acuerdo a la ley natural y él realmente busca al Dios verdadero Uno y Trino, entonces Dios le irá a enviar un misionero para que ese indio sea bautizado y esté en camino a la salvación; pero lo que sucede en la mayoría de los casos con los bárbaros es que esa gente vive en una ignorancia profunda sobre la fe, enceguecidos por el pecado y entonces no tienen la más mínima posibilidad de salvarse. Es lo que les sucede por ejemplo a los budistas tibetanos, quienes podrán aparentar muy pacíficos y “buenos” a los ojos de los hombres, pero ellos en realidad prefieren continuar con su paganismo y sus creencias erróneas, en lugar de buscar al verdadero Dios. Entonces, ¿existe la “ignorancia invencible”? ¡Claro que no! Porque Dios no deja de darle la oportunidad de salvarse a aquél que lo busca, pero aquel que no lo busca, entonces nunca va encontrar la salvación. Así de sencillo.
Si hay millones de personas ignorantes de las verdades de la fe católica, los únicos culpables son ellos mismos y no Dios.
Enseña el Magisterio:

Papa Paulo III, Concilio de Trento, sesión 6 sobre la justificación, cap. 15: “Hay que afirmar (…) que no sólo por la infidelidad, por la que también se pierde la fe, sino por cualquier otro pecado mortal, se pierde la gracia recibida de la justificación, aunque no se pierde la fe; defendiendo la doctrina de la divina ley que no sólo excluye del reino de los cielos a los infieles, sino también a los fieles que sean ‘fornicarios, adúlteros, afeminados, sodomitas, ladrones, avaros, borrachos, maldicientes, rapaces’ (1 Cor. 6, 9), y a todos los demás que cometen pecados mortales…”


También por supuesto, la gracia recibida de la justificación se pierde no sólo por la falta de fe, sino también por cualquier otro pecado mortal, y así todos los malos, aunque sean católicos, también se condenarán, a no ser claro, que se arrepientan sinceramente y pidan perdón.

Además dice el Magisterio, en contra de la “ignorancia invencible”:

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, sesión 8, 22 de noviembre de 1439, ex cathedra: “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y el que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre”

Aquí se está excluyendo por lo tanto, cualquier posibilidad de salvarse sin tener la fe católica, por lo cual la “ignorancia invencible” es un mito, íntimamente relacionado al “bautismo de deseo” y al “bautismo de sangre”. Recordemos entonces:
Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cathedra:
“[La Iglesia] Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia católica”
Esto es categórico en contra de la “ignorancia invencible” y de los “bautismos” ficticios, ya que afirma claramente que todo aquel que no esté dentro de la Iglesia católica, no podrá hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles; al menos claro, que antes de su muerte se uniera con la Iglesia, y ojo, no en la muerte ni después de la muerte (como andan diciendo otros herejes por ahí), sino antes de la muerte, ya que uno tiene en vida que mantener la fe católica, para poder salvarse. Además, vemos claramente en la cita, que no importa todas las buenas acciones que se hagan si las mismas se hacen fuera de la Iglesia, porque es necesario el sacramento del bautismo (el único que borra el pecado original) y que ni siquiera importa que alguien derrame su sangre por el nombre de Cristo, ya que eso tampoco sustituye al bautismo.
Además tengamos en cuenta algo: si fuera cierto lo del “bautismo de deseo” y la “ignorancia invencible”, entonces la Iglesia no necesitaría de predicadores y misioneros, sino que simplemente bastaría dejar que las personas se mantuvieran en una “ignorancia invencible” en cuanto los asuntos de la fe. Eso sería mucho más fácil, ya que les ahorrarían muchos problemas a los sacerdotes; las misiones serían completamente innecesarias. ¿Para qué ir a China o a África a salvar a los bárbaros, si total, ellos ya se salvarían con la “ignorancia invencible”? ¿Para qué se habrán molestado tanto entonces los santos y mártires, intentando convertir a musulmanes, judíos y paganos? Según los miembros de la secta loganiana, los santos y mártires fueron unos tontos que perdieron en el tiempo, arriesgando en vano sus vidas, en lugar de quedarse tranquilos viviendo en sus respectivos hogares. Pues bien, eso que defiende la secta loganiana es blasfemo, es una falta de respeto a los santos y mártires católicos, quienes arriesgaron sus propias vidas para salvar almas.
Así que digamos que “bautismo de deseo”, “bautismo de sangre” e “ignorancia invencible”, son palabras en clave que usan los herejes, para mandar millones de almas al infierno, o sea, palabras en clave para “anti-católicos”, palabras en clave para “enemigos de Cristo”, palabras en clave para “seguidores de Satanás”. Por todos esos motivos, yo rechazo esa herejía de los “bautismos” ficticios y la “ignorancia invencible”, así como rechazo la negación de la predestinación, porque la predestinación católica es la expresión de la omnipotencia y la omnisciencia de Dios, quien sabe quién se salvará y quién no; es el concepto pues, de la Divina Providencia, verdadera protagonista de la historia universal.
Otra cosa a destacar para las personas que niegan la predestinación, como Logan cuando dijo: En cuanto a la “predestinación” que profesas, esa sí es una herejía que se opone a la verdad del Libre Albedrío.” Es que ellos creen que uno se salva por “méritos propios”, cuando en realidad nos salvamos por la Gracia de Dios. Creer que uno se salva por “méritos propios” es pecar de soberbia.
Con respecto a este asunto de la predestinación y el bautismo, notemos además otra cosa interesante que confiesa Logan:

“Daniel ¿no sabes leer? Evidentemente el Papa Pablo III habla del SACRAMENTO DEL BAUTISMO, no del Bautismo de deseo o de sangre que no son sacramentales…”

Ahí él confiesa que los “bautismos” ficticios no son sacramentales, o sea que no son sacramentos, dejando patente su completa oposición al dogma católico, ya que éste determina que el sacramento del bautismo es necesario para la salvación.
Ya bien refutados pues las primeras cuatro herejías: “bautismo de deseo”, “bautismo de sangre”, “ignorancia invencible” y negación de la predestinación (libre albedrío hipertrofiado), pasemos a refutar otras dos herejías que sostiene la secta de los loganianos: el evolucionismo y el positivismo.
Dice Logan:

“¡En serio, sí existe la evolución!… nada más observa tu cuerpo y compáralo con el que tenías cuando eras niño… ¿notas alguna diferencia…?… ¿Sí?… a eso se le llama evolución o cambio.

Otra cosa es el transformismo de especies, que no compartimos por absurdo científico, no por doctrina cristiana.”

Afirmar eso es erróneo, por varios motivos:
1.      Lo que el loganiano define como “evolución” es en realidad desarrollo; por ejemplo, una persona comienza siendo un simple cigoto, pasa por el desarrollo embrionario, el desarrollo fetal, luego nace, pasa por el desarrollo de la infancia, madura como adulto, primero es joven y luego es anciano y finalmente ocurre la muerte natural. Eso es el desarrollo o vida común de una persona cualquiera, que muere de viejo (y no en cualquier etapa anterior).
2.      Evolución en realidad no es lo mismo que cambio, porque un cambio puede ser positivo o negativo. Evolucionar supone un avance, adelanto o mejoría, mientras que lo opuesto es involucionar, o sea, empeorar. Pero más allá del uso trivial de la palabra evolución, lo cierto es que “evolucionismo” se le llama precisamente a la ideología o falsa doctrina que asevera que las especies “evolucionan” o se transforman de una a otra (le llaman “especiación”) y eso es rotundamente falso. Además, filosóficamente hablando no existe evolución, sino más bien conservación del universo, cuyo Conservador Supremo es sin dudas, el Creador. Si al universo Dios lo dejara sólo, por ley de entropía, el mismo no tardaría en desordenarse todo. Afirmar el evolucionismo es, como siempre digo una mentalidad heraclitiana acerca del devenir, el perpetuo cambio, o sea, eso es mentalidad izquierdista. La Iglesia siempre ha sido de Derecha, la Iglesia siempre ha sido y siempre será conservadora en el sentido de que conserva la Verdad revelada, a través de la Tradición.
3.      El evolucionismo no sólo es un absurdo científico, como alegan los loganianos, sino que es una ideología atea (y anti-teísta) completamente errónea y equivocada, desde el punto de vista tanto teológico como filosófico. El evolucionismo afirma que desde la nada absoluta, por puro azar, una vez surgió algo y a partir de entonces, las cosas comenzaron a “evolucionar” solas, por azar (disfrazado de “selección natural” como le llaman ellos; y además el “azar” es una ficción, ya que los acontecimientos dependen de un juego de voluntades), y así, a la evolución química le siguió la evolución biológica, hasta llegar finalmente al hombre, quien surgió del mono, allá en África (el primer hombre habría sido negro, según esta “teoría”) hace millones de años. Pero eso todo es un absurdo también teológico, porque el Credo dice que Dios lo creó todo. Dios creó al mundo entero (el universo), con todo lo que existe, visible e invisible; y la Santa Biblia dice bien claramente que Dios creó todo lo existente en SEIS DÍAS, y no en los supuestos millones y millones de años. Además, la cronología bíblica demuestra que este universo tiene pocos miles de años y no más; lo demás son mentiras ateas, precisamente para alejar a las personas de Dios, así que si los loganianos afirman que ese asunto de la evolución es “absurdo por cuestiones puramente científicas” se equivocan, porque es absurdo también por razones religiosas. Demás está decir que todos los Apóstoles, todos los Padres de la Iglesia, Doctores, santos y teólogos, siempre han creído la literalidad del Génesis, la literalidad de que el universo es joven y Dios lo creó todo. Como decía San Agustín: “Hay que interpretar la Biblia literalmente, al menos que esa interpretación se vuelva imposible”.
Como vemos entonces, la doctrina cristiana sí condena al evolucionismo; es más, el Papa Pío XII en Humari Generis condenó explícitamente al poligenismo:

“30. Mas, cuando ya se trata de la otra hipótesis, es a saber, la del poligenismo, los hijos de la Iglesia no gozan de la misma libertad, porque los fieles cristianos no pueden abrazar la teoría de que después de Adán hubo en la tierra verdaderos hombres no procedentes del mismo protoparente por natural generación, o bien de que Adán significa el conjunto de muchos primeros padres, pues no se ve claro cómo tal sentencia pueda compaginarse con cuanto las fuentes de la verdad revelada y los documentos del Magisterio de la Iglesia enseñan sobre el pecado original, que procede de un pecado en verdad cometido por un solo Adán individual y moralmente, y que, transmitido a todos los hombres por la generación, es inherente a cada uno de ellos como suyo propio (cf. Rom. 5, 12-19; Conc. Trid. ses. 5, can. 1-4).” (http://www.vatican.va/holy_father/pius_xii/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_12081950_humani-generis_sp.html)

Es claro que el evolucionismo niega la existencia de Adán y Eva, por más que algunos se confundan con las falacias del “Adán mitocondrial” y la “Eva mitocondrial”, en cuyo caso farsante, Eva sería muy anterior a Adán, o sea, todo lo contario a lo que enseña la Santa Biblia. Además, para los evolucionistas Eva habría sido parida por una mona y los primeros hombres serían negros, provenientes de África central; todo eso por supuesto es falso y probablemente herético, porque la Santa Biblia dice que Adán y Eva fueron creados en Oriente, en el Paraíso terrenal, y además se infiere que ellos eran blancos, gigantes, hermosos y por supuesto, inmortales. Se volvieron mortales tras el pecado original (esto es de fide) y es claro según enseña el Génesis que antes del pecado original no existía la muerte y por ende, no existían seres vivos carnívoros y nadie moría. La muerte fue el castigo a la desobediencia de Adán. Así por el primer hombre entró el pecado y la muerte, pero por Jesucristo el Nuevo Adán, ocurrió que Él es el Único Redentor, mientras que la Virgen María—Madre de Dios—es la Nueva Eva, la Eva que hizo lo contrario a la primera Eva la desobediente.
Sin querer irme por las ramas, pero otro asunto muy relacionado con esto, es acerca de la cosmología, ya que si creemos los católicos que Dios creó el mundo, entonces estamos obligados a creer en la cosmología católica y no en la cosmología atea que es esa que dice que la Tierra es sólo un planeta más, de un sistema planetario más, de una galaxia más, entre miles de millones…Los evolucionistas parece que arreglan todas sus mentiras con miles de millones de años, tanto la supuesta “evolución” como el tamaño del universo. Es posible que el tamaño del universo no sea tan exageradamente grande como lo afirman los “astrónomos” (continuidad de los viejos astrólogos, de los cuales San Agustín mandaba desconfiar: “Desconfiad de los matemáticos”, o sea, astrólogos, ya que los astrólogos hacen cálculos matemáticos para realizar sus predicciones, basadas en los astros) y sí mucho más pequeño; y por supuesto, que la Tierra tenga un lugar privilegiado (esto es, central) en el universo sí es parte de la doctrina católica, que se puede interpretar como literal o metafórico, pero recordemos la regla de San Agustín, y por ende entonces, no tenemos razón alguna para creer que la doctrina católica de la centralidad de la Tierra sea algo “metafórico”. No, que la Tierra es el centro del universo, lo más sensato a creer, es que es algo literal. Para una explicación más profunda sobre esta cuestión en particular, puede leerse el libro “Sin embargo no se mueve” del Lic. Juan Carlos Gorostizaga y el Dr. Milenko Bernadic (http://creacinseisdas.blogspot.com/2013/02/libro-sobre-geocentrismo.html).

Finalmente noté también en la secta loganiana, cuyo líder es Logan, un lenguaje ateo y positivista. Recordemos que el positivismo es una postura filosófica que afirma que el único conocimiento auténtico es el denominado “conocimiento científico” y además que dicho conocimiento sólo puede surgir de la aseveración de teorías, a través del método científico. El positivismo pues, es parte del cientificismo, que es una doctrina atea, con un enfoque naturalista, negando así todo lo sobrenatural. El positivismo pues, tiene una visión reducida (y la mayoría de las veces, reduccionista) de la Ciencia, ya que para ellos el conocimiento viene del hombre (el “método científico” es un invento humano) y no de Dios. Recordemos que Santo Tomás de Aquino dijo: “Toda la verdad, dígala quien la diga, proviene del Espíritu Santo”. Si esos supuestos “científicos” positivistas creen que el único conocimiento auténtico es derivado del hombre, entonces es claro que ellos son unos ateos mentirosos quienes niegan al Espíritu Santo. ¿Qué verdad puede provenir de la “ciencia” positivista?
La Ciencia en realidad es todo conocimiento cuya fuente es Dios; nada que no provenga de Dios puede ser verdad, o sea, todo lo que no viene de Dios, viene del diablo, del padre de la mentira y por eso, puede decirse, que en cierto sentido, los positivistas son unos satánicos, amantes de la mentira y que desprecian la verdad.
Los verdaderos científicos ciertamente no son ateos, sino creyentes y principalmente católicos. La mayoría de los científicos que realmente han contribuido a la Ciencia verdadera, fueron católicos y muchos de ellos santos; los verdaderos científicos y filósofos fueron grandes católicos, como Santo Tomás de Aquino, San Agustín de Hipona, San Anselmo de Canterbury, San Alejandro Magno, Ramón Llul, etcétera…
Todos los “filósofos” modernos desde Descartes en delante, no pasan de unos sofistas mentirosos y de ellos surgió el positivismo y todas estas falsas doctrinas, que carcomen el verdadero conocimiento, toda verdad y sana doctrina.
A continuación entonces, una muestra del lenguaje positivista de la secta loganiana:

“FC: ¡En serio, sí existe la evolución!… nada más observa tu cuerpo y compáralo con el que tenías cuando eras niño… ¿notas alguna diferencia…?… ¿Sí?… a eso se le llama evolución o cambio.
Otra cosa es el transformismo de especies, que no compartimos por absurdo científico, no por doctrina cristiana.”

“vamos a ver principito… según tus creencias la Tierra es el centro del universo, y es joven. ¿Lo puedes demostrar?. ¿Tienes un foto, un mapa o algo que demuestre que la Tierra está en el centro?. ¿También tienes su acta de nacimiento o estabas ahí cuando fue creada?. ¿Quién te dijo que el tiempo de la escrituras es igual a nuestros años gregorianos?. ¿También nos vas a decir que el Sol gira alrededor de la Tierra… y los demás astros?”

“Si los astrónomos modernos son tan truchos o mentirosos ¿por qué predicen con precisión un cometa, un eclipse o una lluvia de estrellas?.”

“estar enfermo de masoquismo no es el pecado, el pecado es practicarlo. Igualmente la práctica “homosexual” es lo pecaminoso, no la enfermedad. Lo más probable -médicamente hablando- es que el homosexualismo sea una enfermedad mental adquirida; pero suponiendo -sin conceder por FC- que fuera de nacimiento, la PRÁCTICA sería lo pecaminoso, no el hecho de estar trastornado. Eso es lo que contestó Loring, que  independientemente de los trastornos psicológicos, la práctica de un vicio es el pecado.”


“a ver principito de Disneylandia, y ¿qué pasa si una persona está trastornada con una enfermedad como el hoosexualismo o la Anorexia, pero logra conservar la integridad y combate su enfermedad?. Lejos de condenarla, habría mérito.”


“contra tus creencias -no ciencia- están miles de filósofos, médicos y científicos de toda clase. Las enfermedades mentales consisten en padecimientos de diversa naturaleza, muchas son espirituales y muchas fisiológicas. Lo que no existen son los “zombis” que tú profesas.”


“para tu conocimiento, hay dos clases de psicología; la racional, a la que te refieres, y la clínica, la cual desconoces y rechazas por ignorancia. De verdad ¿en tu reino de chocolate no hay psicólogos?.”

El lenguaje positivista de Logan es notable, ya que con esta serie de afirmaciones él:
1.      Acepta en parte el evolucionismo.
2.      Usa un lenguaje completamente ateo para decir que la Tierra no se encuentra en una posición privilegiada en el universo.
3.      Considera como válida la creencia en las “enfermedades mentales”, un invento de los psicólogos modernos y de los psiquiatras (pseudo-científicos).
Ante esas falsedades, yo le contesté específicamente a Logan en “Mi contestación para Logan Wolverine el X-man”. Como mencioné allí, creer en la existencia de “enfermedades mentales” es negar la culpabilidad del pecado en ciertas personas con supuestos “problemas mentales”. La psicología es la disciplina filosófica que estudia el alma y no es una ciencia empírica, que estudie algo natural y palpable, sino que es una ciencia que estudia claramente algo sobrenatural: el alma; los “psicólogos” modernos positivistas no pasan de unos farsantes, que niegan la existencia del alma y pretender sustituir a la misma por un vago concepto de “mente” (definido de las más variopintas maneras, dependiendo de las diversas “corrientes psicológicas”, como psicoanálisis, estructuralismo, conductismo, etcétera).
Luego está otra farsa relacionada a la “psicología” moderna (o pseudo-psicología, ya que no cree en el alma), que es la psiquiatría, la cual alega poder “tratar” (más bien diría que es MALTRATAR, ya que los dopan con pastillitas o les dan choques eléctricos, o sea, tortura dura y pura, por más que sea con el “consentimiento informado” en algunos casos, y en otros no…) a personas con “disturbios” o “enfermedades” mentales. Los psiquiatras entonces llaman “depresiva” a una persona que se siente mal por algún motivo, o llaman “esquizofrénica” a una persona que padece de alucinaciones o ve cosas que supuestamente “no existen”, etcétera, pero los psiquiatras son incapaces de poder diagnosticar una enfermedad seria y verdadera, es decir, ellos alegan que las denominadas “enfermedades mentales” tienen un sustrato biológico cerebral (lo cual las convertiría en enfermedades neurológicas, las cuales, esas sí son obviamente ciertas, como el mal de Parkinson o la corea de Huntington), pero JAMÁS han podido demostrar que las tengan. Lo cierto es que por ejemplo la esquizofrenia es una “enfermedad” totalmente inexistente, en la cual las personas alucinan o supuestamente alucinan… ¿Por qué será? ¿No será que esa “enfermedad” no tiene absolutamente algo que ver con el cerebro (algo material, biológico y tangible), sino con el alma humana (inmaterial, intangible e inmortal)?
Por supuesto, algunas “enfermedades mentales” son en realidad la expresión de padecimientos biológicos, “enfermedades psicosomáticas”, o sea, verdaderas enfermedades que por supuesto repercuten en el alma de la persona, ya que el alma está íntimamente relacionada con el cuerpo. Así por ejemplo, si una persona está engripada y con mucha fiebre, es obvio que esa persona se va a sentir con depresión; y por otra parte si a una persona se le murió un familiar, es lógico que también se va a sentir con depresión, y por supuesto que todo eso dependerá de la personalidad de la persona: hay personas que son más propensas a ser depresivas y otras que son menos depresivas. Hay personas más alegres y otras más tristes, hay personas que son ingenuas y confiadas y otras que son más desconfiadas o “paranoicas”, hay personas que son tímidas y otras que son extrovertidas, y así sucesivamente…Son distintas variedades de personalidades; o sea, que ninguno de los llamados “trastornos de la personalidad” son “trastornos”… ¿Por qué? ¿Quiénes lo definieron así? ¡Los propios psiquiatras!, sólo para calificar como “trastornos” o “enfermedades” a lo que ellos no les gusta; y como mencioné en mi refutación anterior (la enlazada), el caso de la homosexualidad (más bien, sodomía es el término más correcto) es paradigmático, ya que pasó por las siguientes etapas:
1.      La sodomía siempre fue considerada un PECADO (lo que realmente es) y no una “enfermedad”.
2.      Los psiquiatras y “psicólogos” modernos consideraron a la homosexualidad como una “enfermedad mental”.
3.      Finalmente, ellos terminaron considerando a la homosexualidad como una “orientación sexual”.
Resultado: aceptación generalizada de un pecado mortal y contra natura, por parte de la sociedad moderna.
Otro caso paradigmático, aunque en otro sentido es la “enfermedad” denominada como “esquizofrenia” (del griego: “dividir la mente”), la cual nunca ha podido ser definida claramente por los psiquiatras; la esquizofrenia “surgió como enfermedad” no antes del 1800 y antes, esas personas, simplemente eran consideradas como personas especiales. Pero veamos, ¿cuáles son los supuestos síntomas de la esquizofrenia, según los psiquiatras?:
1.      Delirios.
2.      Alucinaciones.
3.      Discurso desorganizado.
4.      Aplanamiento afectivo.
5.      Comportamiento desorganizado.
6.      Rencor y deseos vengativos.
7.      Comportamientos violentos.
Si nos fijamos bien en esa lista de “síntomas”, lo que notamos en realidad son ciertos PECADOS, como rencor, deseos vengativos, violencia, perder afectividad; y si a eso le sumamos delirios y alucinaciones y discursos desorganizados, ¿qué tenemos en realidad? Es claro, que si estamos hablando de un “esquizofrénico” bueno (los que no son violentos, no tienen rencor ni deseos vengativos) estaríamos simplemente ante una persona que puede ver y oír lo que otras personas no pueden; podría ser por ejemplo el caso de Santa Juana de Arco quien se comunicaba con Dios y los santos, a través de alucinaciones que ella tenía. El “esquizofrénico” malo en cambio, sería por supuesto, una persona que se comunica con el diablo, un poseso demoníaco.
Es claro, que las alucinaciones de las denominadas “enfermedades mentales o psiquiátricas” (y no hablo por supuesto de las alucinaciones secundarias a algo neurológico, cuyo causa es algo natural, como puede ser un virus, una bacteria o un tumor), son en realidad causadas por cosas sobrenaturales. Por ende, con todo este razonamiento, se puede concluir que la psiquiatría y la “psicología” moderna no pasan de pseudo-ciencias ateas hechas para negar la existencia de Dios y de todo lo sobrenatural. Así, para los ateos, Dios, los ángeles y todo lo sobrenatural, serían “inventos de la mente” y no cosas reales. Tal es, como vimos, el lenguaje de Logan y su secta: un lenguaje positivista, cientificista, y por tanto, ATEO.
Un verdadero católico no debe creer en “enfermedades mentales”, sino que tiene que creer obviamente en Dios y en la existencia de las cosas sobrenaturales, como los ángeles (buenos y malos) y quién sabe cuántas criaturas más, consideradas como “míticas”, olvidando que los mitos surgen siempre por algo, y muchas veces tienen parte de verdad. La Verdad, muchas veces se esconde en las cosas invisibles, y eso es precisamente para probar a los incrédulos, a aquellos que no creen en nada más de lo que les muestran sus ojos y escuchan sus oídos. Hay personas: los místicos (buenos) y los ocultistas o brujos (malos) que pueden comunicarse con lo que está más allá del mundo tangible y visible: con lo sobrenatural.
Sólo los necios e incrédulos pueden calificar como “enfermedad mental”, a una capacidad que no entiende. Porque algo determinada persona no lo comprenda, no quiere decir que no existe; hay mucho que el hombre no ve, no oye, no se percata, pero sí existe: es el mundo invisible, el mundo sobrenatural, también creado por Dios. Negar ese mundo, es negar el Credo católico.
Así que un católico sí puede lícitamente creer en fantasmas (almas desencarnadas que provienen del Purgatorio), ángeles (buenos y malos), duendes (siervos del demonio, que San Patricio los corrió de Irlanda), hadas, etcétera…
Por último, sobre los asuntos personales, en cuanto a la obstinación que tiene Logan y los de la secta loganiana (la facción aparentemente “conservadora” de la Gran Secta Vaticana o falsa “Iglesia”; es decir la falsa “oposición” de la cual se referían los Protocolos de los Sabios de Sión) para negar que los hermanos Dimond son verdaderos monjes y también que yo soy verdadero príncipe (en cuanto desciendo de la nobleza subalpina italiana y de la realeza franca, y también de la nobleza gallega, etcétera), simplemente digo: ¿Y? Si nosotros no fuésemos eso que decimos ser, ¿eso acaso tendría alguna repercusión en nuestro mensaje? ¡Por supuesto que no!
Como ya mencioné en otras refutaciones, lo correcto en un caballero es presumir la buena fe de las personas y que si alguien dice algo, lo primero que debe hacer es creerle; después si el otro individuo miente, el mentiroso es el miente obviamente y no quien es mentido. Así que si Logan (y sus seguidores) cree o no que los Dimonds son verdaderos monjes benedictinos y que yo soy verdadero príncipe, es problema de él (y sus seguidores), no mío. Que piense lo que quiera. Pero para aquellos que quieran saber y ver la verdad de que los Dimonds son verdaderos monjes y de que yo soy verdadero príncipe, puede hacerlo, leyendo los siguientes enlaces:

Con estas trece páginas de texto, he dejado finalmente, de la forma más resumida posible, bien refutada todas las grandes herejías y errores de Logan y su secta loganiana.

Así vemos pues, que es claro que Nicus tiene la razón y Logan se equivoca, ya que este último en lugar de seguir el Magisterio infalible de la Iglesia, sigue enseñanzas falibles y humanas, despreciando así el sacramento del bautismo (de agua), única entrada al Cuerpo Místico de Cristo, que es la Santa Madre Iglesia, fuera de la cual creemos que no existe salvación. 

EXTRA ECCLESIAM NULLA SALUS. 
¡VIVA CRISTO REY!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...