El mundo del cómic nunca fue ajeno a las dificultades de los negros en su búsqueda de la igualdad. En los años 60 se introdujo el primer superhéroe, Pantera Negra. En los años 70 llegó la explosión social y proliferaron los personajes afroamericanos en las viñetas. Algunos protagonizaron sus propias series, como Luke Cage o Black Lightning. Hoy muchos siguen siendo secundarios de lujo, pero el camino está marcado.
Para encontrar al primer personaje negro que apareciera de forma regular en el cómic hay que retroceder a los años 40. Ebony White era un asiduo en ‘The Spirit’, de Will Eisner. Sus rasgos, no obstante, eran tópicos y caricaturescos.
La única excusa que tengo para esa representación es que en aquella época el humor consistía en el mal inglés que se hablaba en nuestra sociedad y las diferencias físicas”, aseguró Eisner en una entrevista a Time en 2003.

Primeros héroes

La predecesora de Marvel, Atlas Comics, publicó historias de un héroe llamado Waku, un héroe de la selva, y Dell Comics hizo lo propio con Lobo, pistolero del salvaje oeste. Marvel introdujo en 1963 a Gabriel Jones, un soldado en el cómic de guerra ‘Sgt. Fury and the Howling Commandos’.
Y fue también Marvel la editorial que creó al primer superhéroe negro. Stan Lee y Jack Kirby presentaron a Pantera Negra en el número 52 de ‘Los Cuatro Fantásticos’, en julio de 1966. Bajo la máscara del héroe, que no dejaba ver un solo centímetro de piel, estaba T’Challa, monarca del ficticio país de Wakanda.

¿Y los afroamericanos?

Pero seguía faltando algo, como explica William Foster, historiador del mundo del cómic. “Los cómics sólo incluían ocasionalmente algún africano, caricaturas con huesos en la nariz. Algunas veces algún diplomático en Naciones Unidas, pero tenía que ser africano. Realmente, no había afroamericanos”, afirma.
La respuesta, de nuevo, la dio Marvel. En 1969, el Halcón se convirtió en el primer héroe afroamericano. DC no tardó en dar la réplica en 1971 con su primer héroe negro, Mal Duncan, que apareció en ‘Teen Titans’ e introduciendo al primer Green Lantern afroamericano, John Stewart. Pero sus series o su protagonismo eran efímeros.

Blaxploitation

Ambas compañías fracasaron a la hora de lograr éxitos duraderos porque sus personajes negros estaban demasiado relacionados con las películas de ‘blaxploitation’ de la época”, explica Jeffrey A. Brown, profesor de Cultura Popular de la Universidad Bowling Green State.
Así sucedió, por ejemplo, con Luke Cage, un héroe de alquiler que lidiaba con delincuencia urbana y de temática racial o racista que, eso sí, hizo historia. Fue el primero en colocar su nombre en la cabecera de una serie propia. Estamos en 1972. Cinco años después, DC da ese mismo paso con Black Lightning, un personaje que después se unió a los Outsiders.

Grupos de héroes afroamericanos

Esa vía da dividendos a las compañías, que empiezan a incluir personajes afroamericanos en sus grupos de superhéroes, igual que habían hecho lo propio en la década anterior con las mujeres. La corrección política se impone poco a poco. En Marvel, Tormenta llega a la Patrulla-X; en DC, Cyborg se suma a los Nuevos Titanes.
En los años 80 comienza a calar el mensaje de la integración. El Green Lantern John Stewart se convirtió en el protagonista de la serie. Tony Stark deja temporalmente de ser Iron Man y la armadura pasa a su asistente y amigo negro, Jim Rhodes. Y también cala en los diálogos.

"Sólo pensé en que era un hombre"

Siento curiosidad... ¿No te sorprende ver a un negro debajo del metal?”, le pregunta Rhodes a Reed Richards, el Míster Fantástico de los Cuatro Fantásticos en la gran saga de Marvel de los años 80, las ‘Secret Wars’. “¡Nunca me paré a pensarlo! ¡Sólo pensé en que era un hombre!”, le responde.
En 1993 llega una gran revolución del movimiento negro en el mundo del cómic. Un grupo de guionistas y dibujantes afroamericanos (Dwayne McDuffie, Denys Cowan, Michael Davis y Derek T. Dingle) crea Milestone, un sello editorial dedicado a colecciones protagonizadas por héroes negros.

Static, héroe representativo de Milestone

Su héroe más significativo fue Static, que protagonizó una serie de dibujos animados. De hecho, la división de cómics de Milestone cerró en 1997 para centrarse en su división televisiva. Recientemente, algunos de sus personajes se han integrado en el Universo DC, compañía que distribuyó sus títulos desde el principio.
En los 90, Spawn dio éxito a los héroes afroamericanos. Y el cine ayudó a ponerles de moda, gracias a Blade o a las versiones negras de Catwoman (en la piel de Halle Berry) o Nick Fury (Samuel L. Jackson). Poco a poco se tiende a la normalidad. Pero todavía no son muchos los héroes negros que cuentan con colección propia.