Aviso Legal

ADVERTENCIA: AVISO LEGAL.

1- Esto es un sitio católico-apostólico-romano, tradicionalista y sedevacantista, ultra-montano y radical. Aquí se intentan guardar fielmente los Diez Mandamientos y seguir fielmente el Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica de siempre.
2- Este sitio está protegido por las leyes de los Estados Unidos de América, NO de Uruguay, por más que el usuario que lo administre sea de nacionalidad oriental.
3- Aquí se respeta la libertad de expresión, censurándose sólo los comentarios blasfemos.

AVISO ESPECIAL PARA LOS QUE PRETENDEN CENSURARNOS:

-Aquí se respetan los términos de Google, al pie de la letra.
-Dice la Constitución de la República:

"Artículo 29.

Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieron
."

Todo aquél que pretenda censurar o atentar contra este sitio, será denunciado a las autoridades competentes. Queda terminantemente prohibido la apología de la violencia, especialmente contra la Santa Religión Católica. Quien nos DIFAME será denunciado sin contemplaciones.

Reglamento sobre los comentarios

Sobre los comentarios:


1- Pedimos perdón si a veces demoramos en moderar comentarios; al final leemos todos y contestamos los que vemos que merecen la pena.

2- No nos gusta censurar las opiniones de nadie, pero pedimos respeto y prohibimos las blasfemias en contra de nuestra santa religión católica-apostólica-romana y ultra-montana.

3- Las noticias con más de catorce días de antigüedad pasan a moderación, así que si desea comentar es aconsejable que comente sobre noticias nuevas. Si comenta en noticias viejas, podemos demorar mucho tiempo en moderar su comentario.

4- Si usted nos pregunta si este sitio es en serio o es broma; nosotros le decimos que es muy en serio, pero usted es libre de pensar lo que quiera.

5- Si usted nos insulta, después no se queje si lo insultamos de forma peor y no le damos derecho a réplica. ¡No se le ocurra insultar a la madre del Administrador!, ni amenazarnos de muerte, porque lo denunciaremos a las autoridades competentes.

lunes, 18 de agosto de 2014

Genocidio del aborto: Lo que más personas mata es el aborto


Lo que más personas mata es el aborto: Datos sobre el aborto legal

Lo que más personas mata no es la guerra. Lo que más personas mata es el aborto. Durante las nueve guerras ocurridas en los Estados Unidos desde 1775 hasta el presente, murieron 667,286 americanos en los campos de batalla. Solamente en un año, el de 1972, 600,000 bebés norteamericanos murieron por el aborto. Esto es más de un asesinato cada minuto durante cada uno de los 525,600 minutos que tiene un año.
En la guerra el cuerpo médico salva vidas. Cuando se trata del aborto, la profesión médica mata. Los bebés abortados no son condecorados con medallas ni se conmemora un día de duelo nacional por ellos. A los bebés se les desmiembra cortándolos en pedazos, o se les quema vivos en una solución salina; no se les da anestesia. ¡Sufren una muerte horriblemente dolorosa!
De los 1.6 millones de abortos quirúrgicos que se practican al año en los Estados Unidos, sólo un 1% se llevan a cabo por violación o incesto y sólo un 7% se atribuye a peligros REALES para la salud física de la madre. El 92% restante se realiza por razones sociales, económicas o personales, todas ellas amparadas por la definición de “salud” del Tribunal Supremo.
La mayoría de mujeres que abortan NO son pobres. Los estudios del Instituto Guttmacher muestran que las familias de más de la mitad de las mujeres que abortan ganan más de $30,000 al año, refutando así el mito de que en los Estados Unidos la mayoría de las mujeres abortan porque son pobres.
Tal vez no hay ningún otro asunto entre las normas públicas que genere tanta información errónea ni tantas medias verdades como el aborto. Los datos verdaderos se ignoran o se pasan por alto. Pero cuando esos datos se conocen y nos damos cuenta del alcance mundial de este asunto, es evidente que los que proponen el derecho a elegir el aborto promueven que se elija algo que no es natural, ni para el individuo, ni para la sociedad.
Cada año hay 1,600,000 abortos en los Estados Unidos. ¡Un verdadero holocausto! Tres de cada cuatro mujeres que abortan dicen que un hijo interferiría con el trabajo, la escuela u otras responsabilidades. Un 45% de las jóvenes menores de edad que se practican abortos lo hacen sin el consentimiento de sus padres. Ahora los centros de salud deben proporcionar ayuda psicológica a las mujeres que sufren del síndrome post-aborto.
Cada año solo hay 50,000 niños disponibles aunque hay cientos de miles de estadounidenses que quieren adoptar. Las adopciones de niños extranjeros por parte de ciudadanos norteamericanos han ido en aumento constantemente. El número anual de niños asesinados por el aborto en los Estados Unidos reduce substancialmente el número de niños disponibles para las adopciones.
En los Estados Unidos se han practicado más de un millón y medio de abortos al año desde 1973, año en que el Tribunal Supremo legalizó el aborto en los 50 estados. Entre los países desarrollados los Estados Unidos tienen uno de los promedios más altos de abortos porque tienen una de las leyes más liberales sobre aborto en todo el mundo. Sólo la China comunista se compara a los Estados Unidos en su apoyo legal de llevar a cabo abortos en cualquier momento del embarazo y por casi cualquier motivo.
Hasta la década de 1970, cuando grupos con intereses particulares hicieron del “derecho” al aborto parte de sus agendas políticas, los médicos, los grupos defensores de los derechos humanos e incluso las agencias a favor del control de la natalidad, tradicionalmente aceptaban que la vida humana empieza en el momento de la concepción.
El juramento griego Hipocrático ha sido por miles de años la norma de la ética médica de Occidente y lo juraban los doctores cuando se graduaban de médicos. Dice así: “No daré a nadie una droga nociva si me la pide, ni daré sugerencia alguna sobre esto. De igual manera no daré a ninguna mujer un remedio abortivo”. Esta última oración ha sido removida de las ceremonias en la mayoría de las escuelas de medicina.
Durante 125 años, la Asociación Médica Americana sostuvo una posición contra el aborto, declarando en 1859 que “el aborto es una destrucción innecesaria de la vida humana”. En 1871, la AMA denunció a doctores que hacían abortos como “traidores a sus profesiones, traidores a sus principios, traidores a su honor, traidores a la humanidad y traidores a Dios”. Pero en 1989 la misma AMA llamó al aborto un “derecho fundamental” que debe decidirse “libre de la interferencia del estado”.
La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General en 1959, establece que un niño “necesita protección y cuidados especiales, incluyendo protección legal apropiada antes y después de nacer”. Esto fue reafirmado en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño en 1990.
En 1963 Paternidad Planificada (Planned Parenthood) insistió en que la campaña de dicha organización para el control de la natalidad no apoyaba el aborto, diciendo que “un aborto destruye la vida de un bebé después que ésta ha empezado”. La Asociación Médica de California en 1970 declaró que el aborto es una “matanza” y se refirió al “hecho científico, que todo el mundo conoce, que la vida humana empieza con la concepción y continúa, ya sea dentro o fuera del vientre, hasta la muerte”.
En 1970, las abogadas recién graduadas de la Facultad de Leyes de la Universidad de Texas, Linda Coffee y Sarah Weddington, presentaron una demanda en Texas representando a Norma L. McCorvey en lo que se conoció como le caso Roe contra Wade. Sostenían que el embarazo de McCorvey había sido producto de una violación. El Fiscal de distrito del Condado de Dallas, Texas, Henry Wade, representaba al Estado de Texas, que se oponía al aborto.
El Tribunal del distrito sentenció, por fallo dividido, a favor de McCorvey. La decisión obligó a modificar todas las leyes federales y estatales que proscribían o que restringían el aborto y que eran contrarias con la nueva decisión. Esta decisión de la Corte fue interpretada como la despenalización del aborto para los 50 estados de la Unión.
Norma McCorvey dio a luz a su hija mientras el caso aún no se había decidido. La bebé fue dada en adopción. En 1995 se arrepintió de su actuación y reconoció que parte de su declaración en el juicio no fue verdadera. McCorvey alega que se convirtió en un peón de dos ambiciosas y jóvenes abogadas. En 2005 pidió a la Corte Suprema que revisara el fallo de 1973, argumentando que el caso debería ser modoficado debido a las nuevas evidencias sobre los daños que el procedimiento del aborto ocasiona a las mujeres. La petición fue denegada.
En 1987, McCorvey admitió que en realidad no había sido violada por pandilleros, tal como sostuvo durante la substanciación del caso. Sarah Weddington, la abogada que litigó el caso, explicó en un discurso en el Instituto de Ética de la Educación, en Oklahoma, por qué utilizó los falsos cargos de violación, hasta llegar al Tribunal Supremo: “Mi conducta pudo no haber sido totalmente ética. Pero lo hice por lo que pensé fueron buenas razones”.
El judío Hugh Hefner, fundador de Playboy, reconoció su financiamiento en el juicio: “Probablemente Playboy estuvo más involucrada en Roe contra Wade que cualquier otra compañía. Nosotros aportamos los fondos para esos primeros casos”. El 22 de enero de 1973, el mismo día en que se dictaminó la sentencia del famoso caso Roe contra Wade, también se hizo publica la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos que anuló la ley contraria al aborto en el estado de Georgia.
La decisión de la Corte Suprema estableció que una mujer puede practicar un aborto en cualquier momento del embarazo si ello es necesario para proteger su salud. El Tribunal redefinió ambiguamente la salud como: “todos los factores físicos, emocionales, psicológicos, familiares, así como la edad de la madre, relevantes para el bienestar de la paciente” sin precisar a que se refería con “bienestar” por lo que literalmente cualquier cosa podría entenderse como malestar para la gestante.
La demandante, una mujer embarazada que adoptó el pseudónimo de “Mary Doe” para proteger su identidad, demandó al fiscal general de Georgia, Arthur K. Bolton, por aplicar la ley contra el aborto. La demandante anónima fue posteriormente identificada como Sandra Cano, una mujer de 22 años, madre de tres hijos, embarazada de nueve semanas en el momento de la demanda. Cano explica que su abogada, Margie Pitts Hames, la engañó para poner la demanda.
Las encuestas muestran constantemente que la gran mayoría de los estadounidenses limitaría el acceso legal al aborto a los llamados “casos difíciles” (violación, incesto o para proteger la vida de la madre). Esta posición suprimiría, en efecto, casi el 98% de los abortos que se realizan ahora. Según una encuesta nacional en los Estados Unidos los abortos se realizan con mucha más frecuencia y por razones menos graves de lo que la mayoría de los estadounidenses conocen.
La mayoría de los estadounidenses sobreestiman el número total de abortos realizados en “casos difíciles”. Por lo general, ellos estiman que 20 de 100 abortos se hacen por causa de una violación o incesto pero la verdad es que es uno de cada 100. Los estadounidenses también creen que aproximadamente 17 de cada 100 abortos se practican porque peligra la vida de la madre; pero la realidad es que menos de uno por cada 100 abortos se lleva a cabo porque peligra la vida de la madre y no más de 7 por cada 100 por la categoría más amplia de “problemas de salud”.
Tome unos minutos para pensar sobre estos datos. Cuando la elección es entre la vida o la muerte, hay algo más de por medio que “el derecho a decidir”.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...