Aviso Legal

ADVERTENCIA: AVISO LEGAL.

1- Esto es un sitio católico-apostólico-romano, tradicionalista y sedevacantista, ultra-montano y radical. Aquí se intentan guardar fielmente los Diez Mandamientos y seguir fielmente el Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica de siempre.
2- Este sitio está protegido por las leyes de los Estados Unidos de América, NO de Uruguay, por más que el usuario que lo administre sea de nacionalidad oriental.
3- Aquí se respeta la libertad de expresión, censurándose sólo los comentarios blasfemos.

AVISO ESPECIAL PARA LOS QUE PRETENDEN CENSURARNOS:

-Aquí se respetan los términos de Google, al pie de la letra.
-Dice la Constitución de la República:

"Artículo 29.

Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieron
."

Todo aquél que pretenda censurar o atentar contra este sitio, será denunciado a las autoridades competentes. Queda terminantemente prohibido la apología de la violencia, especialmente contra la Santa Religión Católica. Quien nos DIFAME será denunciado sin contemplaciones.

Reglamento sobre los comentarios

Sobre los comentarios:


1- Pedimos perdón si a veces demoramos en moderar comentarios; al final leemos todos y contestamos los que vemos que merecen la pena.

2- No nos gusta censurar las opiniones de nadie, pero pedimos respeto y prohibimos las blasfemias en contra de nuestra santa religión católica-apostólica-romana y ultra-montana.

3- Las noticias con más de catorce días de antigüedad pasan a moderación, así que si desea comentar es aconsejable que comente sobre noticias nuevas. Si comenta en noticias viejas, podemos demorar mucho tiempo en moderar su comentario.

4- Si usted nos pregunta si este sitio es en serio o es broma; nosotros le decimos que es muy en serio, pero usted es libre de pensar lo que quiera.

5- Si usted nos insulta, después no se queje si lo insultamos de forma peor y no le damos derecho a réplica. ¡No se le ocurra insultar a la madre del Administrador!, ni amenazarnos de muerte, porque lo denunciaremos a las autoridades competentes.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Mientras los Rothschild controlan toda Europa, el Grupo Radar y sus "estudios" se preocupa por los "pobres" judíos...¡tan perseguidos!

“Los Rothschild dan un golpe de estado en toda Europa. El BCE toma el control de la banca”.

2 de noviembre de 2014
_jeroendraghi_be714ede
Desde su control de la City de Francfort, la City de Londres, el NYSE y el Banco de Pagos de Basilea de su propiedad, y su accionariado opaco en todos los bancos incautados, los Rothschild dan un golpe de estado.
Ninguna manera mejor de hacerlo que incautando todas las finanzas de todos los bancos europeos además de las que ya eran de sus sociedades opacas, de capitales de riesgo y de paraísos fiscales que han quedado después de las fusiones y de los test de estrés recientes.
Ahora los Rothschild por primera vez en la historia gobiernan todos los gobiernos y finanzas a cara descubierta.
De hecho ya lo hacían, pero este control definitivo de los principales bancos que han pasado el último test de estrés significa ni más ni menos que controlarán todas las economías directamente sin tener que contar con sus títeres y prostitutos funcionarios, jueces y periodistas.
El Banco Mundial de Desarrollo de los bricks preocupa demasiado a los Rothschild. No pueden hacer frente a China que ha tomado el control financiero mundial ante la caída del petrodólar que ya no paga el petróleo, y la caída del precio de las materias primas que serían la verdadera fuente de prosperidad de Europa pero de la otra parte: la caída de beneficios y control de los Rothschild de Europa.
La UE fue creada por encargo de la Banca Rothschild France a su ex presidente Valéry Giscard D´Estaign cuando se convirtió en Presidente de la República de Francia.
El mismo día que nació Obama el 4 de agosto de 1961, Inglaterra firmó su entrada en la UE. La misma Inglaterra que ahora se va a retirar de la UE junto con sus depósitos y los de los EEUU en los principales bancos europeos que van a retirar a Irlanda. Depósitos antes de que los apaños de los Rothschild de lavar el exceso de dólares de todas las economías menos de la norteamericana en Hong Kong finalicen.
Inglaterra y EEUU se han llevado ya su dinero a Irlanda y EEUU desde 2011 antes de salirse de la UE, y los Rothschild aunque están asociados del todo a Inglaterra tienen intereses en todos y cada uno de los países restantes de la UE que se quedan huérfanos de sus bancos al ser intervenidos por la familia sionista occidental.
La Reserva Federal se prepara para el colapso de la bolsa y del cash bancario en los EEUU, mientras los Rothschild hacen lo propio en la UE asegurando únicamente los depósitos en un 5% después de la útlima comprobación del test de estrés.
Con esta medida esperan controlar la demanda de cash en ventanilla si en un país se diera el caso de la demanda de capitales por el pánico que también han fomentado con las secesiones, la corrupción que han instalado para hacerse con todas las empresas privadas y la privatización de las públicas para tomar eficientemente el control de toda la productividad.
De esta forma esperan contrarrestar el efecto tsunami de la caída inminente de la bolsas, y la fuerza de yuan chino y el rublo ruso basados en oro que arrasarán con un dólar y euro fiduciarios y sin auditar que solo son papel mojado.
Ahora más que nunca corren peligro las reservas de oro de los bancos centrales europeos que los Rothschild van a tomar para administrar la ofensiva al tsumani que ya está aquí.
George Soros anima a toda Europa a la guerra contra Rusia porque saben que la guerra es lo único que puede esconder la ruina de la Reserva Federal y el FMI. Y después de la destrucción volver a aquello de la construcción, su gran negocio y única idea financiera además del expolio y genocidio de las guerras que esperan llevar a cabo.
Aún queda pendiente saber quien ha sido el autor de los 14 “suicidados” de toda la banca mundial; pero habiendo sido el último en Frankfurt en dónde los Rothschild acaban de dar su golpe de estado europeo financiero, es de suponerlo el haberse quitado obstáculos que quizás no quisieron participar en la operación que ya tenían preparada desde el nombramiento de su corceles Jeroen Dijsselbloem y Mario Draghi.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

MIENTRAS TANTO AQUÍ EN URUGUAY, EL GRUPO RADAR SE PREOCUPA POR LOS "POBRECITOS" JUDÍOS. ¡AY, AY, AY! ¡POBRES JUDÍOS TAAAAAAN INOCENTES! (????)

SOCIEDAD
Hay más rechazo a los judíos entre los mayores de 65 años y los jóvenes discriminan menos a todas las minorías, añade la investigación.
03 MAY 2015 - 21:12 SUBRAYADO. 

Algunos comentarios buenos de allí: 

Decís cualquier cosa de UN judío y ya sos antisemita. Y luego quieren que no los llamen victimistas.
Ahora se dedican a hacer encuestas dudosas y las ponen en primera plana, mientras lo que pasaba en Gaza lo posteaban escondidito y sin la posibilidad de comentar.
Hay que ver qué criterios utilizaron y manipularon para llegar a la triste conclusión de que "1 de cada 5 uruguayos es antisemita", y después hablar de que los discriminados son los judíos.
Lamentable "Radar" y subrayado por la falacia de la "noticia".
La organización humanitaria Oxfam informó que la mitad más pobre de la población posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo. Pongan en Google lista de las personas más ricas del mundo y busquen el rasgo común mayoritario.
Un comentario idiota y su justa respuesta (debate entre Juan Pérez, un judío posiblemente y Adolfo Gutiérrez): 
Como dice el Sr. Gutiérrez Sosa: "Se trata de un reflejo causado por el instinto de conservación de los pueblos". Efectivamente, los judíos han demostrado durante milenios que son muy buenos para muchas cosas: física, matemáticas, música, literatura, y muchas otras ciencias y artes. Eso despierta la envidia, el resentimiento y la antipatía de muchos de aquellos que se sienten menos. Aquí, en Uruguay, si un judío falta a la ley es un judío de m...Si lo hace un criollo, es un tipo vivo al que hay que admirar y aplaudir.




Ahora viene con el cuento de la envidia. Seguramente sacará la listas de premios Nobel, concedidas entre ustedes mismos. La realidad es muy diferente, el judío cuando ingresa en una sociedad la corrompe. Primeramente lo hace en el comercio, con la usura, el dumping, los trust y como dice otra forista, trabajando en círculos cerrados. Luego avanza hacia la política, comprando políticos, creando lobbys que le sirvan para llevar adelante sus planes, que están dirigidos a ejercer un mayor dominio en la comunidad en que se asientan. Y al mismo tiempo que avanzan en política, lo hacen en la cultura, donde son los abanderados de todas las tendencias decadentes. Ustedes son un virus que atacan a las comunidades no judías y las enferman. Posiblemente sean un agente de la naturaleza que actúa como catalizador de la decadencia, no lo se, pero la realidad es que a donde van son rechazados.
Décadas queriendo lavar el cerebro a la gente, desde 1945 le han resultado infructuosas. Pese a todo vuestro poder, siguen siendo vistos por los no judíos, como la hez de la humanidad. Ni las películas de Hollywood, ni los libros, ni las leyes hechas a vuestra medida, han podido evitar que los pueblos sigan viendo al judío como lo que es: un cuerpo extraño, parasitario, enquistado en el seno de la comunidad popular.







Interesante su discurso. Es un compendio de afirmaciones sin sustento, que rezuman odio, rencor e intentan explicar, como hizo Hitler, el fracaso propio por la acción de agentes externos. Yo no soy judío, ni por origen familiar ni por religión, pero tengo una profunda admiración por esa gente, que, además de las dotes que han demostrado para las ciencias, las artes y el comercio, cuando cuadró, se mostraron y se muestran como extraordinarios guerreros, a los que el 80 % de los Orientales profesan admiración.







¡Qué no va a ser judío! A otro perro con ese hueso. Ya sale con la "reductio ad hitlerum", Cuando no pueden argumentar más nada, sacan a relucir al hombre del bigotito y el holocuento.







que terrible!! cuanta ignorancia la suya. cuando alguien es tan asi, es porque se ve reflejadito en un espejo... que pasa, no te gusta lo que te devuelve??



Psicoanálisis, otro producto "made in Judea"
 Ahí está otra demostración más de la PERFIDIA JUDÍA, siempre VICTIMIZÁNDOSE cuando en realidad son los mayores VICTIMARIOS. Otros buenos comentarios:





Usted se equivoca: el sionismo no es más que una faceta del judaísmo. En realidad, quizás sea la menos perniciosa, ya que sus efectos - si bien perversos - se asientan en un territorio limitado del orbe. Su culto al oro, a la usura, al capitalismo financiero más descarnado, en cambio, produce un daño globlal. Su supremacismo racial, es muy anterior al sionismo, que nace en el S. XIX. El gran problema que usted y otros compatriotas tienen, es que sus mentes han sido colonizadas por el judío Marx y sus discípulos, la gran mayoría también judíos, y ello les impide ver el problema en toda su dimensión.
Mucho antes del sionismo, los judíos eran los grandes vendedores de esclavos, y los que en Europa por ejemplo llevaron adelante las guerras napoleónicas, con millones de muertos. Esto por darle dos datos, pero los mismos abundan y exceden este ámbito de discusión.








    Interesante el criterio de evaluación del judío propietario de Radar. Usa facebook, propiedad del judío Mark Zuckerberg. Por otro lado le molesta la "total impunidad", o sea que le molesta la libertad de expresión. Salvo que se expresen incitaciones a la violencia, o a acciones ilegales, desde cuando expresar la opinión sobre un colectivo, es actuar en "impunidad". Claro, desde el punto de vista de alguien que se considera perteneciente a un pueblo "elegido por Dios", cualquier crítica hacia el mismo se convierte en delito.
    "Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente investiga a quién no te esté permitido criticar" Voltaire







    Lo raro es que sea sólo el 20 por ciento. Teniendo en cuenta que dominan la vida económica y cultural del país, es bastante poco. Por otro lado, no hay lugar en el mundo donde esta gente no se afinque y despierte el antisemitismo. Se trata de un reflejo causado por el instinto de conservación de los pueblos.

Desde Montevideo Portal:

Sobre las encuestas y el antisemitismo en Uruguay

La culpa es nuestra

El director de Grupo Radar, Alain Mizrahi, aseguró que no se puede concluir que uno de cada cinco uruguayos sea antisemita, como se dedujo en base a una encuesta de su empresa.





Foto de archivo: Santiago Mazzarovich/AdHoc Fotos

El Grupo Radar realizó una encuesta en febrero sobre racismo en Uruguay. Los resultados del sondeo, que fueron publicados el fin de semana del diario El País, permitían concluir que la minoridad judía era la más discriminada entre otros colectivos. Por ejemplo, chinos, peruanos, negros, armenios y españoles. Ante la pregunta: "¿Le molestaría mucho, algo o nada que un integrante de los siguientes grupos formara parte de su familia?". Un 8% confesó que le "molestaría mucho" tener a un judío en su familia y un 11% respondió que le "molestaría algo". En el caso de los peruanos, los porcentajes respectivos fueron 6 y 9%, los chinos 7 y 8 %, armenios 5 y 9 %, negros 4 y 7 %, españoles 2 y 3 %.
En base a estos datos, el artículo aseguraba en base a fuentes de la colectividad judía que uno de cada cinco uruguayos es antisemita. La encuesta también indagaba en edad, sexo, partido político y nivel socioeconómico de quienes decidían rechazar a estos grupos. Había más discriminación entre mayores de 65 años, votantes de partidos tradicionales, nivel socioeconómico bajo y gente que vive en el interior.
Sin embargo, el director de Grupo Radar, Alain Mizrahi, escribió una nota aclaratoria tras leer el artículo, en el que hizo algunas precisiones sobre antisemitismo en el país. La aclaración fue publicada por el sitio de la colectividad judía, www.jai.com.uy.
"El título de la nota - ‘uno de cada cinco uruguayos es antisemita' - no corresponde al resultado de la investigación de Grupo RADAR: que uno de cada cinco uruguayos afirme que le molestaría mucho o algo que haya un judío en su familia no significa lo mismo que decir que el 20% de los uruguayos es antisemita. Hay un matiz importante", aclaró Mizrahi, que se quejó además de la caricatura que ilustraba la nota -en la que aparecía un judío ortodoxo- y con que se lo haya presentado como "el judío Alain Mizrahi".
"Los uruguayos discriminamos. A lo que venga. Los judíos son, según la encuesta de Radar, los más discriminados (o mejor dicho los discriminados por más personas), pero el porcentaje de la población que discrimina al menos alguno de los colectivos analizados es notoriamente más alto y alarmante. Y también discriminamos a las mujeres, a los homosexuales, al bolso, al manya, al discapacitado, al obeso, al plancha, al cheto, al tatuado, al coreano del Buceo, al blanco, al colorado, al frenteamplista, al esquizofrénico y al pastabasero. Y eso es lo que más debería preocuparnos como sociedad, mucho más que, puntualmente, la discriminación hacia los judíos", explicó el director de Radar.
"Los uruguayos discriminamos por desconocimiento del ‘otro'. Y aquí seguramente quepa un mea culpa que hago como judío: ¿qué es lo que hice y/o lo que no hice para que se me perciba como tan diferente de cualquier uruguayo? ¿Qué cuota de responsabilidad me cabe a mí en que alguien me pregunte con asombro si voto en Uruguay, como si tuviera totalmente asumido que todos los judíos son nacidos en alguna tierra lejana y extraña? ¿Cómo puedo pretender que Juan Pueblo entienda que hay judíos laicos? ¿O que no todos los judíos estamos de acuerdo con la política de Benjamín Netanyahu? ¿O que judío, sionista e israelí no son sinónimos? Y sobre todo que los uruguayos judíos somos eso, uruguayos y judíos, y nos sentimos muy cómodos con ambas identidades y no somos ‘mitad judíos y mitad uruguayos'", agregó.
"Lo que cambió entre antes y después de la guerra de 2014 entre Israel y el Hamás no fue un aumento de la judeofobia en Uruguay. Lo que cambió fue que ahora pasó a ser socialmente aceptado manifestar públicamente el odio visceral hacia los judíos. Hoy cualquiera puede escribir en Facebook que los judíos somos la escoria de la humanidad y que ‘hay que hacerlos jabón', en clara alusión (porque seguramente muchos lectores no judíos no lo saben) al sebo que hacían en los campos de exterminio nazis con la grasa de los cadáveres; y puede postearlo con nombre, apellido y foto de perfil con su familia, y a nadie se le ocurre - ¡hasta ahora! - denunciarlo penalmente. Y esto es gravísimo. La historia está llena de ejemplos de cómo suele terminar eso", opinó Mizrahi.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Opina Don Silvio: 

Este judío, pese a matizar el resultado de su propia encuesta, no deja de VICTIMIZARSE (y victimizar a su pueblo) y demuestra su implícito  TOTALITARISMO censor.  Según él, con la excusa de la ideología de la "no-discriminación", se debería denunciar penalmente a aquellas personas que OPINAN DISTINTO a los puntos de vista de los judíos (o de la mayoría de los judíos). 
Analicemos bien la última parte de su artículo, que es la parte más errónea y mentirosa. En primer lugar, nosotros los católicos NO creemos que existió ningún holocausto judío, por varios motivos, comenzando por una cuestión de religión, ya que el único verdadero Holocausto fue el de N.S. Jesucristo crucificado por los JUDÍOS DEICIDAS; y en segundo lugar, por el hecho histórico de que NO existió en verdad ningún genocidio en contra de los judíos perpetrado por los alemanes. Duke, Irving, Zündel, Leuchter, Borrego, Bochaca y tantos otros historiadores revisionistas, han demostrado fehacientemente la gran FARSA del holocausto judío. 
Pero es más, me cuesta creer que en pleno siglo XXI, todavía haya gentuza como este Mizrahi que mienta de forma tan descarada sobre el mito de los "jabones hechos de judíos"; un mito, que lo inventaron los enemigos y detractores de los alemanes, no en la Segunda Guerra Mundial, sino en la Primera Guerra Mundial. ¡Obviamente que los alemanes nunca jamás hicieron (ni se les pasaría por la cabeza) hacer jabones con judíos!
Es que aparte es una idiotez tan grande esa afirmación, que nadie con dos dedos de frente podría creérsela. ¿Cómo iban los alemanes a hacer jabones para lavarse las manos y bañarse con la grase de las personas que más odiaban??? ¿En qué mente retorcida, sino en la de un JUDÍO puede ocurrírsela tal idiotez supina? ¡La verdad que Mizrahi!, por favor, si va a seguirle mintiéndole a la gente con esa farsa del "holocausto", al menos tenga la decencia de inventarse un cuento menos idiota, porque eso ya no se lo cree nadie (o hay que ser muy pero muy tarado, para creerse esa mentira). ¡Jabones hechos con gente!, jajajajjajajajajajjajajajaaaaaa...¿Dónde se vio? ¡Por favor!
NO existieron "campos de exterminios nazis"; lo que existieron fueron campos de concentración (y nada que ver con los terribles campos que habían en la Unión Soviética, China, Corea del Norte, Cuba, en fin, de esos, que nadie se acuerda). 
Y finalmente, voy a comentar sobre lo que me parece más grave sobre lo que dice Mizrahi, pues yo le reconozco a él su derecho de pensar lo que quiera y opinar lo que él quiera, pero él no tiene derecho a cohartarle la LIBERTAD DE OPINIÓN Y EXPRESIÓN  DE LOS DEMÁS. 
A ver Mizrahi, Facebook es una empresa judía, pero el propio Mark Zuckemberg alega defender la libertad de expresión y por eso es que él permite en Facebook que las personas opinen lo que quieran sobre los judíos. Por eso, es que a nadie se le ocurre PERSEGUIR JUDICIALMENTE a personas sólo porque tienen una opinión negativa hacia los judíos. 
Acá no estamos en la Unión Soviética, señor Mizrahi, este es un país LIBRE (más o menos, en realidad, por eso estamos luchando...), ¡déjese de joder con su TOTALITARISMO! Si no le gusta lo que el pueblo uruguayo opina sobre su pueblo DEICIDA Y USURERO, váyase a otro lugar y no pretenda venirnos a IMPONER sus opiniones. Yo opino lo que se me antoja y expreso lo que quiero, siempre y cuando no violente a nadie. Así que lo que me parece REALMENTE GRAVE son las expresiones totalitarias del señor Mizrahi. Y sí, la historia está llena de ejemplos, de cómo terminan los totalitarismos, como el que propone el señor Mizrahi. ¡Déjese de joder, judío mentiroso!

 Por último, no se la voy a dejar gratis al mentiroso Mizrahi; aquí la Metapedia resume las pruebas en contra de la farsa del "holocausto"; ¿podrá Mizrahi refutarlas o sólo continuará amenazando con denunciar penalmente a aquellos que se oponen a sus mentiras?:

Revisionismo del Holocausto

Artículo destacado
Toda verdad atraviesa tres fases. Primero es ridiculizada. Después recibe una violenta oposición.
Finalmente es aceptada como hecho evidente.

Harry Elmer Barnes historiador por la Universidad de Columbia fue uno de los pioneros del revisionismo del Holocausto en Estados Unidos.
El revisionismo del Holocausto es una corriente histórica que tiene la finalidad de reinterpretar, a la luz de nuevas evidencias, los hechos acaecidos en Europa entre los años 1941 y 1946 y que fueron posteriormente tergiversados por los intereses políticos que impulsaron la creación del Estado de Israel en la región de Palestina en 1948.
La negación del Holocausto es a menudo la conclusión natural de la mayoría de los estudios revisionistas, al incluir nuevas pruebas forenses, análisis científicos y evidencia documental no disponible hace 60 años. Sin embargo, esta negación sólo comprende aspectos puntuales, como por ejemplo la existencia de cámaras de gas homicidas o la cifra de seis millones de víctimas judías. No niega la persecución de los judíos y otras minorías, el establecimiento de campos de concentración para grupos considerados como un riesgo para el Estado en guerra ni otros acontecimientos de la historia oficial.

Contenido

[ocultar]

Posturas y cuestionamientos


El historiador estadounidense Mark Weber es otro gran difusor del revisionismo del Holocausto como director del Institute for Historical Review.
Dentro del revisionismo del Holocausto, es posible identificar dos posturas en función de sus objetos de estudio o de su grado de interpretación:
1. La que cuestiona o niega explícitamente el supuesto asesinato en masa del pueblo judío y otras minorías bajo el Tercer Reich, hechos que habrían sucedido entre 1941 y 1945, mismos que no resisten un análisis histórico. La mayoría de los revisionistas defiende esta postura.
Los puntos generales de esta corriente consisten en la duda o el rechazo de que:
La investigación, difusión, expresión y discusión abierta de este tema está totalmente prohibida en varios países europeos democráticos como Alemania y Austria, y existen sanciones penales severas para quienes nieguen o cuestionen el Holocausto bajo acusaciones como "ocultamiento de genocidio con conocimiento, o consentimiento y aprobación o justificación del "genocidio" (sic).
2. La que no cuestiona o niega explícitamente el Holocausto (genocidio), ni las cámaras de gas. Esta postura puede clasificarse como un punto intermedio entre el exterminismo y el revisionismo. Dentro de esta postura destacan:
  • La que considera la existencia del Holocausto como punto de partida obligado para cualquier investigación sobre el particular y sólo cuestiona hechos secundarios como el número de las presuntas víctimas o el presunto grado de responsabilidad de los servicios de inteligencia aliados, del Vaticano y de la Cruz Roja, instituciones de las cuales se dice que pudieron denunciar o incluso evitar el genocidio, pero supuestamente lo callaron, cometiendo alguna especie de complicidad. Este silencio puede explicarse sencillamente porque durante la guerra nadie se comportaba como si dicho genocidio estuviese ocurriendo, lo que sugiere que, o bien ignoraban de su existencia, o simplemente no estaba ocurriendo.
  • La que sostiene que el Holocausto, sea verdad o no, ha sido explotado políticamente en beneficio financiero de Israel, tal como lo ha expuesto el profesor Norman Finkelstein en La industria del Holocausto[1]. (Un estudio revisionista, más bien, sobre las consecuencias políticas del Holocausto).
  • La que postulaba que Hitler no tenía conocimiento ni responsabilidad sobre las presuntas ejecuciones en masa, pues no existe documento alguno en el que se vincule directamente a Hitler con agresiones físicas contra judíos, sino que al contrario, abundan los documentos en los que Hitler intentaba evitar todas las acciones e iniciativas individuales contra los judíos. El historiador británico David Irving se caracterizó por defender esta idea en The Hitler’s War.[2][3]
Siguiendo la línea de la explotación política del supuesto genocidio, los revisionistas han demostrado, además, que el Holocausto fue en realidad una propaganda de guerra inventada por las potencias aliadas y que fue posteriormente aprovechada por los sionistas con el propósito de obtener beneficios a costa de otros pueblos, principalmente Palestina y Alemania, por ejemplo, el cobro de indemnizaciones a Alemania, mismas que ascendieron a 85.000. millones de marcos para el año 1952[4]. Alemania ha pagado más de 90.000 millones de marcos (56.000 millones de dólares aproximadamente) a Israel y a organizaciones sionistas desde 1949.
No es tarea del revisionismo justificar hechos históricos relacionados con cuestiones políticas, sino únicamente reconstruir y describir estos hechos y sus motivaciones analizados e interpretados según el espíritu y el sentir de la época a la luz de los datos disponibles. Sin embargo, esto no es impedimento para que algunas personas utilicen estas investigaciones con el propósito de respaldar posturas políticas.

Terminología

El revisionismo del Holocausto se denomina así por ser una corriente del revisionismo histórico, aunque no es necesariamente reconocida actualmente por las instituciones académicas oficiales, principalmente por poseer ideas políticamente incorrectas.
En las primeras décadas posteriores a la guerra, las comunidades judías decidieron no dignificar aquellos estudios revisionistas con una respuesta, creyendo que contestar sólo llevaría a esta corriente a una mayor credibilidad. Más tarde, y con cierta resistencia por parte de la comunidad judía, la historiadora judía Deborah Lipstadt los denominó "negadores del Holocausto", ya que, desde su punto de vista, no estaban "revisando" la Historia, sino más bien, negando lo que ella considera categóricamente hechos indiscutibles. Posteriormente la propaganda del Lobby judío empezó a utilizar de modo despectivo el término "negacionismo" con el objeto de estigmatizar y aislar a los revisionistas. Esta iniciativa deriva del concepto de négationnisme en idioma francés, propuesto por Henry Rousso en The Vichy Syndrome, (1991), el cual no se ajusta a la realidad, pues la expresión quiere indicar o sugerir, que los revisionistas niegan dogmática las verdades oficiales sin recurrir a la investigación.
De este modo, cualquier persona que negara la existencia del Holocausto, se convertiría simplemente en "negacionista", no importando si éste cumple con las exigencias de la metodología histórica o no. Esto es contradictorio cuando se toma en cuenta a los revisionistas históricos que no se dedican al estudio particular del Holocausto, pero que también niegan ciertos hechos que la Historia oficial ha establecido como verdaderos.
En compensación por el uso de este término, y para facilitar la diferencia de las teorías entre ellos, los revisionistas se refieren como exterministas o exterminacionistas a aquellos que apoyan o acreditan la historia oficial, falsamente académica, sobre el Holocausto.

Historia

Paul Rassinier


El padre del revisionismo del Holocausto no fue un neonazi sino un marxista y miembro de la resistencia francesa llamado Paul Rassinier quién vivió la experiencia de estar preso en un campo de concentración.
Si bien se admite que lógicamente fueron los nazis, como Hermann Göring, las primeras personas en negar las acusaciones de crímenes que se les imputaron en los inconsistentes Juicios de Núremberg, no fue sino hasta las investigaciones del profesor francés Paul Rassinier que se comenzó formalmente con esta corriente revisionista.
Rassinier dio inicio al revisionismo del Holocausto al publicar en 1950 Le Mensonge d’Ulysse ("La mentira de Ulises")[5], que aborda el tema de los testimonios de ex-prisioneros de los campos de concentración alemanes y su vivencia en Buchenwald y Mittelbau-Dora donde estuvo preso por participar en la Resistencia Francesa. Al escribir este libro, Rassinier se ocupó de cuestionar y desmentir cada uno de los testimonios que existían sobre cámaras de exterminio en territorio alemán (antiguo Reich[6]), sin embargo admitió su falta de autoridad moral para testificar sobre los demás campos que se hallaban tras la Cortina de Hierro, es decir, campos que se encontraban dentro de los territorios ocupados por los soviéticos en ese momento, como el de Auschwitz por ejemplo, y consideró la remota posibilidad de la existencia de las cámaras de exterminio en ese territorio. Pero tras sus posteriores investigaciones cambió su postura totalmente, afirmando que no hubo ejecuciones por gaseamiento en ningún campo. Rassinier afirmó también haber buscado durante quince años testigos de los gaseamientos sin éxito y que en los campos, además de contar con atención médica y actividades recreativas, se les remuneraba a los presos por el trabajo forzado.
En 1965, en un esfuerzo por conseguir la neutralidad histórica y política, Rassinier escribió:
Quiero que se reconozca la inmoralidad de investigar simplemente a los criminales de guerra alemanes, especialmente cuando se exagera la índole criminal de su actividad, lo cual ha ocurrido en muchos casos. Creo que, a raíz de una guerra, debería concederse amnistía general a todos los combatientes.
Paul Rassinier, 1965.
Ante la imposibilidad de acusar a Rassinier de ser simpatizante de los nacionalsocialistas, la única explicación que encuentran sus detractores es que este habrá sido antisemita y por ello negaría un supuesto genocidio de los judíos. Pero Rassinier no era antisemita, incluso participó en la fundación de la red clandestina Libération-Nord que permitió a miles de judíos la posibilidad de huir de la zona ocupada para llegar a territorio suizo.
Para sus detractores el hecho de que Rassinier no haya visto ejecuciones en cámaras de gas ni ejecuciones en masa, se explicaría porque ni Buchenwald ni Mittelbau-Dora fueron campos de exterminio. No obstante cuando Rassinier fue liberado, todos los campos de concentración eran considerados lugares de exterminio con cámara de gas según los Aliados. Fue después de que personas como Rassinier negaran este hecho aceptado que se admitió oficialmente que no hubo campos de exterminio en suelo alemán. Incluso existieron numerosos testigos que afirmaron la presencia de cámaras de exterminio en Buchenwald[7], punto del cual no se hace mención ya que debilita gravemente toda la teoría del Holocausto, al demostrar lo fácil de explicar que resulta la existencia de testigos de hechos que ahora se admite jamás ocurrieron. Con respecto a los campos "de exterminio" en Polonia, cita en su libro La mentira de Ulises al doctor judío Benedikt Kautsky que fue prisionero durante 7 años, 3 de ellos en Auschwitz y posteriormente declaró lo siguiente:
Yo estuve en los grandes KZ de Alemania. Pero, conforme a la verdad, tengo que estipular que no he encontrado jamás en ningún campo ninguna instalación como cámara de gaseamiento.[8]
Benedikt Kautsky, en su libro Teufel und Verdammte
Rassinier fue de los primeros revisionistas en sacar al descubierto la vasta falsificación de los hechos de los campos de concentración alemanes, y que a cuyo conjunto se le denominó como Holocausto sobre todo a partir de la década de los setentas.

Harry Elmer Barnes

El historiador estadounidense Harry Elmer Barnes, asumió una postura revisionista en los años más tardíos de su vida. Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, Barnes se volvió un conocido escritor pacifista y el máximo exponente del movimiento revisionista histórico. Después de la Segunda Guerra Mundial, se convenció de que las acusaciones hechas contra Alemania y Japón, incluyendo el Holocausto, fueron propaganda de guerra usados para justificar la participación de Estados Unidos en la guerra.

Einar Aberg

En 1959, el profesor Einar Aberg había publicado en Norniken, Suecia, un cálculo estadístico, en el que la cifra de 6.000.000 de judíos muertos, no correspondía con la información de algunas fuentes como la American Jewish Comittee y la Statistical of the Synagogues of America.
El documento fue clasificado como texto antisemita y los historiadores exterminacionistas no le dieron importancia. El Wold Almanac fue acusado de negar el Holocausto por haber publicado las estadísticas que no coincidían con los supuestos 6.000.000 de judíos asesinados, por este motivo se vio obligado a retractarse e imprimió en 1949 otra estadística "corregida" donde figuraba la cantidad de 11.266.600 para no contradecir a la historia oficial. Sin embargo, incluso la historia oficial admite que esta última cifra se obtuvo mediante un cálculo que asume que murieron seis millones de judíos, y no es el resultado directo de un censo. De modo que jamás se ha constatado la desaparición de seis millones de judíos mediante datos estadísticos y sin embargo el New York Times hace una estimación de la población mundial judía en 1948 que estaría entre 15.600.000 y 18.700.000[9] utilizando varias fuentes además de World Almanac, como por ejemplo estudios realizados por la ONU.

David Hoggan


David Hoggan
Un prominente precursor del revisionismo fue el historiador David Hoggan, quien escribió en 1969 uno de sus primeros libros donde negaba el Holocausto titulado: The Myth of the Six Million (El mito de los seis millones). Hoggan se convirtió en una de las primeras personalidades más importantes del revisionismo, pues sus varios profesorados universitarios confirmaron la seriedad de sus trabajos.

Institute for Historical Review

El Institute for Historical Review (Instituto para la revisión histórica, conocido por sus siglas en inglés IHR), fue fundado en 1978, en Estados Unidos, por William David McCalden, Willis Carto, Harry Elmer Barnes y A. J. Taylor. Es una asociación académica con sede en California, que constituye el principal centro del revisionismo histórico y se dedica a retar públicamente la veracidad histórica del Holocausto.

Informe Leuchter e Informe Rudolf


Portada del Informe Leuchter con prólogo de David Irving.
El Informe Leuchter es el nombre por el cual se conoce a una investigación pericial realizada en 1988 por el norteamericano Fred A. Leuchter, quien es especialista en el diseño y construcción de equipos para ejecución en las cárceles de Estados Unidos. Este documento ha sido una de las primeras herramientas de los revisionistas del Holocausto para demostrar materialmente la falsificación de las cámaras de exterminio de Auschwitz I, Auschwitz-Birkenau y Majdanek.
La imposibilidad técnica de los supuestos gaseos y cremaciones en masa ya había llamado la atención de varios investigadores como Ditlieb Felderer y Robert Faurisson, en la década de los '60s, pero aún no se había realizado un análisis científico directo a los instrumentos con los que se habrían cometido los supuestos crímenes, es decir, las cámaras de gas y los crematorios. Ni siquiera en el tiempo en que se llevaron a cabo las acusaciones se realizó un dictamen pericial sobre las armas de los supuestos delitos; en ninguno de los juicios contra los nazis se ordenó elaborar tal peritaje, necesario para cualquier proceso por homicidio.
El 25 de febrero de 1988, Leuchter viajó a Polonia con un equipo que incluía un camarógrafo, un dibujante y un intérprete polaco. Extrajo sin permiso trozos de pared y de suelo de las cámaras de exterminio y de desinsectación las cuales fueron llevadas a Estados Unidos y analizadas por el químico judío estadounidense James Roth, sin ser informado de dónde procedían para no influenciar los resultados.
La argumentación de Leuchter se basó principalmente en los siguientes puntos:
Considerando que el cianuro llega a perdurar durante siglos en argamasa y piedra, los resultados del análisis del Dr. Roth determinaron que:
  • Las muestras extraídas de las cámaras de desinsectación contenían una muy elevada cantidad de cianuro. En en la superficie de dichas cámaras se habían encontrado residuos de azul de Prusia.
  • Las muestras extraídas de las supuestas cámaras de exterminio contenían un rastro nulo o ínfimo de cianuro, careciendo la totalidad de éstas de dichos residuos de azul prusiano en su superficie.
La presentación del informe desató una persecución y juicios contra el propio Leuchter. Las organizaciones judías basaron su crítica en que éste no poseía título académico como ingeniero y habría exagerado su experiencia en lo referente a la fabricación de cámaras de gas para el gobierno estadounidense. Además se intentó desacreditar todo el informe en base a que el autor no especificó la profundidad de las muestras que extrajo, lo cual podría influir en el resultado del análisis produciendo un margen de error mayor a lo normal (aunque los residuos de HCN hallados eran 100 veces mayores en las cámaras de desinfección de ropas que en la supuesta cámara de gas). Sin embargo, el estudio fue reproducido y confirmado por el químico Germar Rudolf en el Informe Rudolf, el cual sí posee todas las acreditaciones necesarias y siguió correctamente la técnica, llegando a las mismas conclusiones que Leuchter. Su informe nunca pudo ser refutado y las autoridades alemanas optaron por encarcelarlo sin darle posibilidad alguna de defenderse de los cargos en el terreno científico.

Afirmaciones y conclusiones de los revisionistas del Holocausto

Las tres afirmaciones básicas de los revisionistas del Holocausto son:[10]

No hubo una política oficial, un plan o una intención clara para el exterminio físico de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial

El estado alemán no tenía planificado ni llevó adelante un genocidio contra los judíos. Si bien esta afirmación no niega que individuos particulares al servicio o no del estado pudieran cometer crímenes de guerra.

No murieron seis millones de judíos durante la guerra

Esta es una cifra tremendamente exagerada y no se corresponde con la realidad. Se cuestiona que desde 1933 a 1945 hubiesen muerto más de 800.000 personas en los campos de concentración, de entre las cuales aproximadamente de entre 150.000 y 300.000 serían judíos. Parte de esta afirmación se basa en los cálculos estadísticos poblacionales de la época, de natalidad, mortalidad y migración, así como en los de los campos de concentración alemanes. Los trabajadores eran necesarios en época de guerra y hubiese sido contraproducente ejecutarlos. Por esta razón el 8 de diciembre de 1942, Heinrich Himmler, responsable máximo de todas las instalaciones de prisioneros, hizo llegar a todos los centros de internamiento una orden taxativa, conminando a las autoridades responsables a que "el índice de defunciones en los campos debe ser reducido a cualquier costo". La Cruz Roja Internacional, que tuvo acceso a los campos y los supervisó durante la guerra, informó sobre dichas defunciones.[11]

No existieron cámaras de gas homicidas en los campos de concentración

No se refieren aquí a las cámaras usadas en la desinsectación de piojos por medio del gas Zyklon B para la ropa o los colchones de las barracas, cuya existencia es incuestionable, sino a las supuestas cámaras hechas específica y funcionalmente con el propósito de asesinar personas. Esta afirmación se basa también en los resultados de los análisis realizados en los restos de las supuestas cámaras de exterminio y que son incompatibles con lo que establece la historia oficial. Además, el director de archivos y persona a cargo del Museo de Auschwitz, el polaco Dr. Franciszek Piper, había anunciado que la cámara de gas que se exhibe al público en el museo fue construida por los soviéticos después de la guerra.
Cuando la Cruz Roja entrevistó a miles de prisioneros liberados al final de la guerra, preguntándoles si habían visto "cámaras de gas", la respuesta fue universalmente negativa.[12]

Otras afirmaciones

Entre otras afirmaciones se incluyen las siguientes:
  • La Alemania nacionalsocialista creó campos de concentración o campos de trabajo al igual que muchos otros países con el fin de internar individuos que, por sus ideologías o nacionalidades, pudieran representar una situación conflictiva para el país. Por ejemplo, la reclusión de individuos japoneses en campos de concentración estadounidenses durante la guerra.
  • Aproximadamente 300.000, murieron en los campos de concentración, de las más diversas causas, incluyendo muerte natural y epidemias.
  • El Zyklon B es un insecticida a base de ácido cianhídrico utilizado ya desde 1922 para combatir epidemias como el tifus exantemático transmitido por el piojo y así proteger la salud de los civiles, tropas, prisioneros e internados, los informes de los campos de concentración hablan también de otros procedimientos anti-parasitarios, tales como cortes de cabello y de duchas regulares.
  • El constante bombardeo aliado causó rupturas a carreteras, puentes y vías férreas, las cuales suministraban alimentos y medicamentos a los diversos campos de trabajo, por esa razón la inanición y las epidemias de tifus fueron factores decisivos para las bajas de prisioneros judíos y no judíos, enfermeras, médicos y el personal de administración de los campos, sin incluir la vejez y la muerte natural. Este hecho fue descrito por Rassinier en sus obras, y confirmado también por la Cruz Roja en un informe de 1948 en el que explicó que los bombardeos sistemáticos de los aliados paralizaron los transportes y las comunicaciones; "no se podía ya realizar el aprovisionamiento regular de los campos y la falta de alimentos provocó la muerte de un número creciente de personas, no solamente en los campos, sino también entre la población civil".
  • Las pretendidas gasificaciones en las supuestas "cámaras de exterminio" eran técnicamente imposibles pues sus descripciones contradicen leyes de la Física y la Química.
  • A pesar de que los soviéticos encontraron aún cuerpos sin incinerar al momento de la liberación de Auschwitz, nunca se determinó por medio de autopsias, que alguna de estas muertes haya sido causada debido al gaseo.
  • En los campos de concentración sí existieron hornos crematorios para la incineración de los cadáveres y así evitar otras epidemias, pero no para quemar a seres vivos ni a supuestas víctimas de gaseamiento. Era completamente imposible quemar los cadáveres de los pretendidos millones de gasificados en los crematorios de la época (ni en los actuales) dentro del período de tiempo referido, tal como lo ha establecido la historia oficial.
  • No existe, o al menos no se conserva, ningún documento nacionalsocialista que ordene, decrete o manifieste el asesinato en masa por parte de los alemanes o que mencione siquiera las cámaras de gas. Este hecho es admitido y respaldado por Olga Wormser-Migot[13] y Leon Poliakov[14], historiadores oficialistas. Todos los documentos fiables que se han encontrado hablan de un plan de deportaciones forzadas, pero no de exterminio.
  • La denominada "Solución Final al problema judío" (Endlösung der judenfrage) no significaba la decisión de exterminar al pueblo judío, sino su desplazamiento y reubicación en la isla de Madagascar[15]. Mas tarde y debido a la guerra se optó por enviarlos al este de Europa para fundar el nuevo asentamiento del Estado de Israel.
  • En la Conferencia de Wannsee del 20 de enero de 1942 se trató efectivamente de la cuestión judía, y de su Solución Final, es decir, de la deportación forzosa de los judíos así como de la creación de una entidad judía, pero no de un programa de exterminio físico. Arno Mayer es uno de los historiadores oficiales que aceptaron este hecho.
  • La historia del Holocausto es una propaganda de guerra creada inicialmente por los Aliados, entre muchas otras tantas, para demonizar a los alemanes y elevar la moral de los soldados. Los sionistas difundieron esta propaganda con la intención de cobrar grandes indemnizaciones para financiar la creación de un hogar nacional judío en Palestina y para apoyar políticamente la fundación y permanencia del Estado de Israel.
  • Las principales pruebas del genocidio se fundamentan en testimonios de supuestos supervivientes y no en pruebas materiales que demuestren el asesinato en masa. Estos testimonios carecen de validez si no pueden ser verificados o contrastados, y en general éstos forman parte de los rumores transmitidos dentro de los campos.
  • Algunas de las supuestas evidencias materiales, principalmente fotografías, son falsificaciones. Otras fotografías no son montajes pero se citan fuera de contexto como las conocidas fotografías de los soldados soviéticos ejecutando judíos.
  • El Diario de Ana Frank, otra presunta evidencia material, fue manipulado con bolígrafo por Otto Frank después de la muerte de Ana ocurrida en 1945. El bolígrafo no fue inventado sino hasta 1949, y comenzó a ser comercializado recién en 1951. Su escrito definitivo resultó ser un plagio a Meyer Levin, tal como lo estableció el tribunal. La caligrafía de las cartas de Ana Frank y el presunto Diario no corresponden entre sí.
  • Los testimonios de los sobrevivientes están llenos de errores e inconsistencias por lo que no son confiables. Por ejemplo, existieron muchos testigos que describieron el proceso de exterminio con cámaras de gas en los campos de Dachau, Buchenwald[7], Ravensbrück[16] y Mauthausen[17], lo cual fue tomado como un hecho establecido durante los Juicios de Núremberg, pero desde 1960 todos los historiadores de la versión oficial, admiten que todo esto era producto de la propaganda antialemana, y que los testimonios eran fraudulentos.
  • Las confesiones sobre crímenes de guerra, como la de Rudolf Höss en los Juicios de Núremberg, fueron extraídas bajo tortura.
  • El trato de los alemanes hacia los judíos no fue diferente al trato que daban los aliados a sus enemigos en la guerra.
  • Los judíos sufrieron los desastres de la guerra, la separación y deportación a campos de concentración, los consecuentes padecimientos y muertes por epidemias, maltratos, abusos y ejecuciones aisladas por ciertos motivo, como los llevados a cabo por el comandante Karl Otto Koch y por lo cual recibió la pena de muerte, emitida por los propios SS. También padecieron represalias o hasta masacres. Pero todos esos sufrimientos los padecieron también otras naciones o comunidades durante la guerra así como también los alemanes y sus aliados.
  • La mayor parte de los judíos de otros países que perecieron en pogromos fue a manos de civiles antes de la ocupación de los alemanes, los cuales estaban interesados en la mano de obra que podían representar los judíos en la industria y la agricultura.
  • Los judíos que perecieron a manos de los alemanes eran elementos subversivos, espías o partisanos. En muchas ocasiones, también, los judíos eran víctimas de las represalias contra las actividades de estos partisanos. Las ejecuciones de rehenes están previstas en todos los códigos militares del mundo y su justificación radica en los propios partisanos cuya existencia viola los Convenios de Ginebra. Los partisanos rompen la barrera entre combatientes y no—combatientes al no llevar uniforme y refugiarse en el anonimato de la población civil, actúan fuera de las leyes de la guerra, y no del ejército regular.
  • En los campos de concentración también fueron ejecutados judíos por actos de sabotaje. La ejecución de saboteadores en tiempo de guerra está igualmente prevista en los códigos militares, y no sólo en el alemán.
  • Adolf Hitler y el nacionalsocialismo son inocentes de la acusación de genocidio contra el pueblo judío y otras minorías.

Las pruebas del Holocausto refutadas

Legislación contra el revisionismo del Holocausto

Véase también: Crimen de pensamiento



En muchos países denominados "democráticos", la mayoría europeos, el revisionismo y la negación en relación al Holocausto se considera una ofensa criminal. El Consejo de Europa lo define como "la negación, trivialización, justificación o aprobación en público de crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad".
La existencia de estas leyes que sancionan penalmente el revisionismo y la negación del Holocausto, es una evidencia en sí misma de que el Holocausto es actualmente tratado como un dogma inmutable que no puede ser cuestionado bajo ninguna consideración, cuestión que ha sido comparada incluso con la antigua forma de castigar las herejías por parte de la Iglesia durante el llamado "oscurantismo".
...estos acusadores han apelado a la promulgación de leyes especiales para hacer callar a los revisionistas. Allí han firmado su perdición: Recurrir a leyes especiales, a la policía y a la prisión, es confesar su impotencia para utilizar los argumentos de la razón, de la historia y de la ciencia.

Legislación Internacional

Un protocolo adicional a la Convención sobre Cibercrimen del Consejo de Europa cubre específicamente la negación del Holocausto y de otros genocidios reconocidos como tales por tribunales internacionales desde 1945 (artículo 6, sección 1).

Legislaciones nacionales

Hay varias leyes nacionales relacionadas con el "negacionismo" y la "expresión de odio" (bajo el cual se incluye el negacionismo) como la Ley Gayssot (aprobada en Francia, en 1990), que prohíbe toda expresión "racista, antisemita o xenófoba" y que contempla al menos tres años de cárcel a los "negacionistas" o personas que expresan dudas sobre el exterminio judío. En 1992, Austria promulgó una ley similar que contempla hasta diez años de cárcel hacia estas personas (artículo 3h Verbotsgesetz 1947). La "Ley belga sobre Negacionismo" (aprobada en 1995) prohíbe el apoyo, justificación o negación pública del Holocausto en Bélgica. En Alemania está penalizada la negación o dudas del Holocausto en público según el artículo 130 párrafo 3 (§ 130 Abs. 3) código penal alemán (Strafgesetzbuch) y se considera como "incitación al odio" (Volksverhetzung). Otros países europeos que tipifican esta conducta como delito en su ordenamiento jurídico son: Suiza (artículo 261bis del Código Penal), Eslovaquia, República Checa, Lituania, Polonia, Canadá, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Países Bajos, Rumania y Sudáfrica. Además, bajo la Ley 5710-1950 es también ilegal en Israel.
En Reino Unido, al contrario, el derecho constitucional y penal está mucho más orientado hacia las libertades, lo que ha impedido hasta ahora la introducción de una ley contra el revisionismo.
Tampoco sucede lo mismo en Estados Unidos, donde tiene su sede el denominado Institute for Historical Review (Instituto para la Revisión Histórica), considerado la principal organización revisionista del mundo. Estados Unidos considera que disposiciones como la del Consejo de Europa no son compatibles con su ordenamiento constitucional, por lo que no firmó el protocolo.
En Italia, 150 historiadores tanto de derechas como de izquierdas rechazaron con el Manifiesto de los 150 un cambio en la legislación que preveía la persecución penal del revisionismo del Holocausto.
En España, negar el Holocausto, o expresar dudas sobre el mismo, fue delito tipificado en el Código Penal hasta el 7 noviembre de 2007, cuando el Tribunal Constitucional declaró en una sentencia que castigar la difusión de ideas o doctrinas que cuestionen o nieguen el genocidio supone una vulneración del derecho a la libertad de expresión[18]. La resolución avala la constitucionalidad del artículo 607.2 del Código Penal, que castiga la difusión "por cualquier medio" de ideas o doctrinas que justifiquen el genocidio, pero declara nula la referencia a la difusión de argumentos que cuestionen o nieguen esos hechos, e inconstitucional su sanción penal, diferenciando así y con acierto lo que es una justificación y lo que es una duda o negación.[19]
Esta decisión fue tomada gracias a los vicios lógicos del proceso legal contra el revisionista español Pedro Varela, como explica en sus propias palabras:
Gracias al Proceso Nº 1 contra mí, que llevó durante 13 años el caso hasta el Tribunal Constitucional en Madrid, éste modificó la ley admitiendo que la simple negación del holocausto no puede ser delito en España y así ha quedado. Lo que están haciendo algunos tribunales izquierdistas locales, sin embargo, es acusar a los revisionistas de "promover y justificar el holocausto" lo que es una manipulación del lenguaje, porque simplemente lo niegan. Con lo cual torean la decisión del Tribunal Constitucional y persiguen así a los revisionistas.
Entre los cargos comúnmente imputados a quienes niegan o cuestionan el Holocausto y que son procesados ante los tribunales, se destacan: "ridiculización u ofensa a las víctimas del Holocausto", "difamación de la memoria de los muertos", "incitación popular", "instigación al odio racial", "negación del asesinato de seis millones de judíos", "negación del exterminio judío" (negacionismo), "publicación de falsas noticias", "antisemitismo", "apología del nazismo" y "apoyo, complicidad indirecta o justificación de genocidio".
Los revisionistas se han defendido, generalmente sin éxito, que sus opiniones y obras están protegidas por los tratados europeos sobre libertad de expresión, o como por ejemplo por el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y que la existencia de estas leyes en su contra, confirmaría una censura deliberada sobre el tema, y opinan que si sus estudios son falsos y equivocados, no habría razón para que tales leyes existieran y se les podría refutar adecuada y fácilmente. Algunas personas no niegan el Holocausto pero defienden el derecho de los revisionistas a difundir sus ideas, como el caso del lingüista judío Noam Chomsky, que se opone a las leyes "anti-negacionistas" en defensa de la libertad de expresión[20].
No obstante, las leyes "anti-negacionistas" cuyos efectos son las acusaciones mencionadas, están basadas principalmente en el artículo 20º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, usado de forma distorsionada para negar a los revisionistas el derecho básico a la libertad de expresión:
Toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia estará prohibida por la ley.
El problema consiste en la manipulación de las palabras apología e incitación, puesto que el hecho de impartir información no implica ninguna de estas acciones. Asimismo, revelar y difundir material basado en documentos históricos afirmando que hechos de hace casi 60 años pudieron no haber ocurrido exactamente de la forma en que se alegaron en aquel tiempo, con una convicción de que esta información es plausible, no es incitar o influir en otros para que tomen acciones adversas contra un grupo nacional, racial o religioso. Sugerir lo contrario es una grave distorsión del lenguaje conocida como doble discurso, el cual demuestra un nivel de deshonestidad en la legislación de cualquier país que clama mantener el preciso significado y espíritu de la Declaración de los Derechos Humanos.

Prisioneros de opinión

Ernst Zündel

El primer proceso contra el editor pacifista canadiense de origen alemán, Ernst Zündel, fue llevado a cabo en 1985 y concluyó con la condena a 15 meses de prisión. Su "crimen" fue publicar varios textos como The Hitler We Loved and Why y ¿Murieron realmente seis millones?, de Richard Harwood en su pequeña editorial Samisdat Publishers, por lo cual fue procesado, a instigación de una organización judía llamada Holocaust Remembrance Association. El cauce legal de la querella era una ley contra la "divulgación de noticias falsas", rara vez aplicada, que se basa en una ley inglesa del año 1275 por la cual los caballeros le prohibían al vulgo mofarse de ellos en versos satíricos. La sentencia fue derogada pues hubo numerosos vicios formales. Luego, en 1988 se llevó a cabo un proceso de revisión contra Zündel, en el cual fue defendido por Robert Faurisson, y por el que se realizó la investigación pericial de Fred Leuchter.
El 5 de febrero de 2003, Ernst Zündel fue detenido por la policía local de EE.UU. y deportado a Canadá, donde estuvo detenido por dos años por "ser una amenaza a la seguridad nacional". Posteriormente fue deportado a Alemania y juzgado en la corte de Mannheim por los cargos de "incitación al odio racial y negación del Holocausto", acusación que tenía desde los años noventa. El 15 de febrero de 2007 fue sentenciado a cinco años de prision.[21] El 1 de marzo de 2010 fue liberado después de siete años de prisión.[22]

David Irving


El historiador David Irving fue perseguido legalmente por negar que Hitler ordenara o estuviera al tanto del Holocausto
El historiador británico David Irving fue detenido el 11 de noviembre de 2005 por agentes de la Inspección de Policía de las Autopistas cerca de la localidad de Johann in der Heide, en el estado austriaco de Estiria, con base en una orden de captura de un tribunal de Viena emitida en noviembre de 1989 por el cargo de "apología del nazismo" según la Ley de Prohibición vigente en Austria desde 1947. Irving se había trasladado a Austria aparentemente para pronunciar un discurso invitado por la cofradía estudiantil Olimpia, que, según los medios, "agrupa a estudiantes de extrema derecha". Irving ya tenía una orden de captura que pesaba sobre él desde 1989 por haber dado discursos en círculos considerados "neonazis" austriacos, violando la "Ley de Prohibición".
Irving fue condenado el 20 de febrero de 2006 a tres años de prisión por el delito de "negacionismo"[23], tipificado en el Código Penal austriaco, y por "falseamiento de la historia", a pesar de haberse declarado culpable del mismo y de haberse retractado de algunas de sus afirmaciones anteriores, viéndose obligado también a admitir durante el proceso la existencia de las cámaras de gas y el asesinato de millones de judíos, el tribunal declaró no haber encontrado indicios de arrepentimiento en la autoinculpación de Irving. El historiador fue liberado el 20 de diciembre de 2006.

Gerd Honsik

El escritor Gerd Honsik fue condenado en mayo de 1992 a 18 meses de prisión, por publicar su libro, ¿Absolución para Hitler?. Después de un proceso que duró cinco años y un juicio de varias semanas, en el cual se creó una ley para ser aplicada especialmente en ese caso, Honsik huyó a España. El sacerdote católico Robert Viktor Knirsch, quien colaboró en el trabajo de Honsik y escribió el prólogo de su obra, fue suspendido inmediatamente de su ministerio e ingresado en el hospital psiquiátrico de Gugging, donde falleció al poco tiempo.

Pedro Varela

En 1998 es condenado en España el revisionista español Pedro Varela por cargos políticos rotulados como "apología de genocidio" o "incitación al odio racial". El proceso de 1998 acabó con la condena en firme a siete meses de prisión y la destrucción de los 20.900 libros de la Librería Europa -la cual publica obras de muy variada temática principalmente revisionista- así como al pago de una fuerte multa económica.
El 11 de abril de 2006 es arrestado en la ciudad de Barcelona bajo el cargo de "defensa y justificación del genocidio" a raíz de haber publicado copias del libro El mito de los seis millones de Joaquín Bochaca, hecho que según las autoridades españolas, pondría en peligro "la seguridad de estados extranjeros"[24]. En 2006 fue detenido nuevamente y procesado hasta hoy por su casa editorial Ediciones Ojeda, que publica los libros perseguidos.
Pedro Varela fue metido en la cárcel el 9 de diciembre de 2010. Salió un año y tres meses después.

Germar Rudolf


Germar Rudolf un alemán licenciado en química que estaba apunto de recibir su doctorado publicó el denominado Informe Rudolf en el que demuestra la inviabilidad técnica del exterminio en masa relatado por supuestos testigos.
El 14 de noviembre de 2006, fue procesado a los 42 años de edad el químico alemán Germar Rudolf [25], por publicar su Informe Rudolf, un estudio químico que trata sobre la formación y detección de compuestos cianhídricos en las supuestas cámaras de gas de Auschwitz, cuya conclusión fue que "nunca tuvieron lugar asesinatos con hidrógeno cianhídrico (Zyklon B) en los campos de trabajo alemanes del complejo de Auschwitz", y asimismo confirma el Informe Leuchter.
Se enfrentó también al cargo de "difamación de la memoria de los muertos". Rudolf ya había sido sentenciado a 14 meses de prisión por un caso similar en 1995, pero en aquella ocasión huyó del país y se trasladó a Estados Unidos. Sus 2.000 solicitudes de asilo político a las autoridades americanas fueron rechazadas y, finalmente, fue deportado a Alemania para ser procesado injustamente. La fiscalia pedirá una pena de reclusión de 5 años así como la prohibición de poder abandonar Alemania en 20 años.

Gerald Fredrick Töben

El 1 de octubre de 2008 fue detenido en Londres, Fredrick Töben[26], fundador y director del Instituto Adelaide (Adelaide Institute), y autor de trabajos en educación, ciencia política e historia. Acusado de publicar en Internet supuesto "material antisemita".
El 20 de noviembre de 2008, gracias a la pertinente actividad de sus abogados y en especial por la ayuda que le brindó Michele Renouf, Töben fue liberado de su custodia, ganando el juicio en su contra y evitando así su extradición desde el Reino Unido hacia una prisión en Alemania, destino que habría compartido con el químico Germar Rudolf. Este hecho ha significado una gran victoria, no sólo para el revisionismo del Holocausto, sino para la libertad de expresión, quedando demostrado así que la existencia de estas leyes en contra de los revisionistas no tiene ningún sentido.[27][28]

Agresiones y represalias contra revisionistas


Robert Faurisson tras ser atacado por integrantes del grupo judío Fils de la mémoire juive en 1989.
Los revisionistas, a lo largo de su trayectoria como teóricos y difusores de ideas históricas no convencionales, han sufrido diversas agresiones y hostilidades con la intención de hacer callar estas ideas.
El profesor francés Robert Faurisson a causa de sus ideas fue suspendido de su puesto como profesor de literatura francesa y como analista de textos de la Universidad de Lyon. Los medios lo atacan y no se publican sus objeciones. Fue golpeado brutalmente por tres judíos radicales del grupo "Fils de la mémoire juive" ("Hijos de la memoria judía").[29] Este grupo reivindicó la responsabilidad del ataque, y en una declaración dijo: "El profesor Faurisson es el primero, pero no será el último. Dejamos advertidos a quienes niegan la Shoáh."[30][31][32]
Otro francés, el escritor, historiador y educador François Duprat, fue asesinado el 18 de marzo de 1978, a los 38 años de edad, por haber publicado la primera edición en francés del libro ¿Murieron Realmente Seis Millones? de Richard Harwood. Dos grupos judíos reivindicaron este asesinato. Uno fue el "Comando del Recuerdo Judío" y el otro grupo se nombraba como "Grupo Revolucionario Judío". Los asesinos jamás fueron ubicados.
El revisionista judío y mentor de Ernst Zündel, Joseph Burg, fue perseguido y golpeado brutalmente. Fue llamado traidor por la Liga de Defensa Judía, y al morir, se le negó el funeral en el Cementerio Judío de Munich. A su vez, existen tres intentos de asesinato documentados contra Zündel.
En un estudio no publicado, Walter Lüftl, ex presidente de la cámara federal austriaca de ingenieros y perito judicial jurado, calificó como "técnicamente imposible los gaseos en masa de Auschwitz". Por esa razón fue obligado a renunciar como presidente de la cámara de ingenieros en 1992. Se le entabló juicio penal por infracción a la ley de prevención contra renovadas actividades nazis.
Entre otras personas a las que han revocado sus títulos universitarios, han perdido su trabajo, recibido amenazas de muerte, han sido atacados físicamente, se les ha difamado o han tenido acusaciones legales, se encuentran:
El químico alemán Germar Rudolf, el experto agrícola alemán Thies Christophersen, el juez alemán Wilhelm Stäglich, el ingeniero eléctrico estadounidense y catedrático universitario Arthur Butz, el judío polaco y antiguamente alcalde de la ciudad de Bersheeba, en Israel, Haviv Schieber, el profesor Austin App, el investigador y ex testigo de Jehová Ditlieb Felderer, el profesor Jim Keegstra, el profesor Emil Lachout, el escritor e investigador francés Henri Roques a quien se le revocó su Doctorado, el mecánico estadounidense Frank Walus, el intérprete políglota Tjiudar Rudolph, el investigador Udo Walendy, el especialista en dispositivos de ejecución Fred A. Leuchter, el historiador David Irving, Ivan Lagace experto en crematiorios, el poeta Gerd Honsik, el capitán de policía húngaro retirado Imre Finta, el trabajador social cristiano Jerome Brentar, el ucraniano John Demjanjuk, los abogados Jürgen Rieger, Doug Christie, Kirk Lyons, el escritor Bradley Smith, el reportero Michael Hoffman II, la investigadora Ingrid Weckert, el ingeniero Erhard Kemper, el traductor Günther Deckert, el escritor Hans Schmidt, el revisionista judío David Cole, el profesor políglota Jürgen Graf, el revisionista Siegfried Verbeke, el lingüista y traductor Carlos Porter, el profesor Malcolm Ross, la escritora Ingrid Rimland, el librero español Pedro Varela, el oficial marroquí Ahmed Rami, Nick Griffin, el líder del Le Front National Jean-Marie Le Pen, el comunista francés Roger Garaudy, el cérigo francés Abate Pierre, el ex soldado británico Doug Collins, el Dr. Robert Countess, Norman Finkelstein, etc.

Críticas al revisionismo del Holocausto

Artículo principal: Exterminacionista

La mayoría de las críticas al revisionismo del Holocausto proviene de círculos sionistas que actualmente consideran a esta corriente como pseudocientífica y antisemita, cuestión que ha sido fuente de controversia y que tiene su origen en la necesidad de desacreditar pruebas científicas y testimonios de expertos que aplican diversas ciencias auxiliares de la historiografía como la estadística o la química.

La teoría de conspiración

Algunos grupos de activistas en contra del revisionismo del Holocausto, como es el caso del Proyecto Nizkor, afirman que el revisionismo ha postulado una conspiración tramada entre judíos para inventar el Holocausto, por lo que esta corriente debería ser presentada como una teoría de conspiración antisemita. Sin embargo la mayoría de los revisionistas nunca han hablado de una conspiración que coordinara miles de testimonios sobre un genocidio. El profesor Arthur R. Butz y el historiador Mark Weber nunca sostuvieron la existencia de una conspiración de ese tipo, mientras que Robert Faurisson la ha negado de manera rotunda a lo largo de sus conferencias en el IHR.
No obstante es paradójicamente el Tribunal Militar Internacional designado por los Aliados al final de la guerra para juzgar a los vencidos, quién habla de una "conspiración nazi" para el genocidio judío en el documento "Nazi conspiracy and aggression" presentado en Núremberg. En este, sostiene que los "conspiradores nazis" se las habrían arreglado para llevar adelante y mantener en las sombras sus macabros planes de guerra y el exterminio judío.

Antisemitismo

Frente a una batalla dialéctica que ve perdida el lobby judío internacional se encuentra a veces ante la necesidad de pedir la censura contra los revisionistas en sociedades democráticas. El único método con posibilidades de lograrlo es equiparar revisionismo con antisemitismo y de este modo hacerlo punible como delito. Por ello afirman que tanto el revisionismo como la negación del Holocausto son parte de una postura antisemita, o bien racista, de hecho, algunos la llaman como "la forma más extrema de antisemitismo"[33]
Así, por ejemplo, el escritor antirrevisionista judío Kenneth S. Stern escribió en su libro, El antisemitismo de hoy, que "La negación del Holocausto no tiene por objeto al Holocausto, sino al pueblo judío".[34]
Este argumento forma parte de aquel que considera la negación de un genocidio como equivalente a su justificación, lo cual, evidentemente es falso. No son cosas iguales decir que no hubo genocidio contra el pueblo judío, a decir que el pueblo judío se merecía ese genocidio, enunciado último que se acerca más a una postura antisemita. De hecho, ambos enunciados se contradicen puesto que uno niega la existencia del genocidio y el otro la afirma. Algo parecido sucede con el caso del antisionismo, postura que no pocos sionistas motivados políticamente, como el propio Kenneth S. Stern, la califican de "antisemitismo".[35]
El revisionismo del Holocausto sólo establece que no hay evidencias para sostener un genocidio durante el régimen nacionalsocialista alemán y sí muchas evidencias y razones para negarlo. Pero no dice, ni sugiere, ni debe sugerir nada acerca de si el pueblo judío era merecedor de un exterminio, o si el pueblo judío es culpable de la existencia de este mito; ambas afirmaciones que antirrevisionistas, como la historiadora judía Deborah Lipstadt, atribuyen falsamente a los revisionistas.
El argumento de que la revisión y la negación del Holocausto es antisemitismo, es rebatido fácilmente debido a que dentro de ambas denominaciones hay también judíos, como por ejemplo el mentor de Ernst Zündel, Joseph Burg, el profesor Roger Dommergue y anteriormente David Cole, sin olvidar a los grupos judíos ortodoxos que también cuestionan el Holocausto y apoyan su revisión histórica.

Metodología

A menudo, historiadores oficialistas y exterministas sostienen que el revisionismo del Holocausto es pseudocientífico[36] porque sus seguidores supuestamente no utilizan el método científico, argumentando principalmente que ellos "parten de las conclusiones o conceptos preconcebidos que desean y posteriormente seleccionan convenientemente hechos para apoyar dichas conclusiones". A pesar de que nunca han podido demostrar tales afirmaciones, en cambio, aparentemente no se dan cuenta del hecho de que son ellos los que sí parten de sus conclusiones o conceptos preconcebidos:
no es preciso preguntarse como técnicamente tal muerte en masa ha sido posible. Ha sido posible técnicamente porque ha tenido lugar. Este es el punto de partida obligado de cualquier investigación histórica sobre el particular. Esta verdad es la que nos corresponde recordar simplemente: No hay discusión, no puede debatirse la existencia de las cámaras de gas.
Pierre Vidal-Naquet y León Poliakov, historiadores judíos.
Lo anterior son tres claras prohibiciones, tres tabúes y tres limitaciones definitivas para la investigación del Holocausto, mismas que fueron establecidas por los historiadores académicos Pierre Vidal-Naquet y León Poliakov, en una declaración que le hicieron firmar a otros 32 historiadores franceses[37] como garantía de lo que los exterminacionistas denominan "honestidad académica". Sin embargo estas prohibiciones son contrarias a lo que establece el método científico:
La ciencia no pretende ser ni absoluta, ni autoritaria, ni dogmática. Todas las ideas, hipótesis, teorías; todo el conocimiento científico está sujeto a revisión, a estudio y a modificación.[38]
Por eso el Holocausto, junto a otros temas históricos, está sujeto a revisión, a estudio y a modificación de las conclusiones en virtud de nuevas evidencias. Eso es científico, no lo contrario.
La etiqueta de pseudocientífico que algunas personas quieren darle al revisionismo del Holocausto es un prejuicio en sí mismo, porque frecuentemente se coloca incluso antes de evaluar al autor y los métodos que utiliza, al punto que se define como negacionista a cualquiera que niegue el Holocausto, independientemente de si su metodología no contradice al método científico.
Al contrario de lo que afirma el argumento de la "conclusión preconcebida como punto de partida", el revisionismo del Holocausto, como cualquier otra corriente revisionista, intenta partir siempre de la esencial información de primera mano disponible, además de la información proporcionada por la historia oficial con el fin de realizar una reconstrucción, lo más aproximada posible, de los hechos históricos. Si los resultados de esta reconstrucción contradicen el conocimiento anterior, lo han hecho siempre después del estudio y no al principio del mismo, como se desprende del hecho de que el Holocausto se asume como verdad hasta haberse sometido al rigor del análisis histórico y la evidencia.

Revisión por pares


Tapa del libro de Pruebas contra el Holocausto del historiador David Irving.
Como en cualquier otra disciplina científica, los artículos y ensayos de los historiadores son sometidos a la revisión por pares, método que deja abierto el trabajo al escrutinio por un número de expertos iguales en rango al autor, como previo a la admisión para la publicación en una revista arbitrada. Sin embargo, se argumenta en ocasiones que las publicaciones revisionistas nunca son sometidas a la revisión por pares. De hecho algunas de ellas sí son sometidas a este método, pero son inmediatamente rechazadas por contener ideas políticamente incorrectas. Otras más no se someten a la revisión por pares a causa de las legislaciones anti-revisionistas que existen principalmente en Europa. Los exterminacionistas aprovechan estas dificultades legales para intentar desacreditar los trabajos revisionistas catalogándolos de pseudocientíficos. Pero nótese que ya sea que los trabajos se sometan a este procedimiento o no, las críticas son exactamente las mismas. Por ejemplo, el químico Germar Rudolf envió su Informe a todos y cada uno de los 306 profesores de química de las universidades alemanas, para recibir el visto bueno a su teoría, sin que ninguno de ellos le diera una opinión contraria. Sin embargo, el canciller Helmut Kohl se refirió al mismo como un "pseudoperitaje"[39], pese a que hasta la fecha no ha podido ser refutado científicamente. Este aspecto revela que no es el método lo que preocupa tanto a los críticos del revisionismo, sino las conclusiones. Por otra parte, científicos como Nicholas Kollerstrom han calificado al Holocausto como "científicamente imposible".
A veces es difícil para una persona distinguir los ensayos académicos aprobados por la revisión por pares (oficiales), algunos best sellers sobre historia sin el mínimo rigor académico (pseudohistoria), algunos ensayos académicos aprobados que también son best sellers, y ensayos académicos rechazados durante la revisión por pares por contener ideas políticamente incorrectas, por ello se suelen confundir éstos ensayos con textos no científicos.
Además, el método de la revisión por pares ha sido severamente cuestionado debido a un experimento realizado en 1996 por el profesor de Física de la Universidad de Nueva York, Alan Sokal, en el que envió un artículo pseudocientífico con el fin de comprobar si es posible que una revista de humanidades publicaría un artículo plagado de incoherencias si éste apoyaba los prejuicios ideológicos de los editores. El artículo se publicó en el número de primavera/verano de 1996 de Social Text. El mismo día de su publicación, en otra revista se anunció que el artículo era un engaño. Sokal dijo que su artículo era "un pastiche de jerga postmodernista, reseñas aduladoras, citas grandilocuentes y rotundo sin sentido".[40] Y ya que las autoridades académicas pueden aprobar ensayos pseudocientíficos sólo si apoyan sus prejuicios ideológicos, no es raro que existan tantos libros "académicos" que acrediten el Holocausto y que por el contrario se rechacen aquellos que no apoyan esos prejuicios ideológicos.

Ad verecundiam

Para desprestigiar las investigaciones revisionistas, también suelen señalar que algunos revisionistas no son historiadores profesionales o titulados (apelando a falacias de autoridad), lo cual es cierto como en el caso del historiador David Irving, quien es un historiador aficionado, pero cuyas obras han sido elogiadas por diversos círculos académicos y ha sido considerado como el mayor especialista de la Segunda Guerra Mundial, por la gran cantidad de documentación de primera mano que posee y que ha utilizado para sus estudios, una característica inusual en historiadores de este período, quienes generalmente basan sus obras en fuentes de segunda y tercera mano.

Rechazo del debate abierto

Actualmente, numerosos estudiosos se niegan a discutir los argumentos del revisionismo del Holocausto, alegando que al hacerlo, se daría a los revisionistas del Holocausto una legitimidad injustificada.[41] Lo cierto es que no desean entrar en debate sobre "hechos ya inamovibles y establecidos".
En 1979, El historiador alemán Wolfgang Scheffler aceptó entrar en un debate con el profesor Robert Faurisson, que fue transmitido por televisión en Tesino, Suiza. Scheffler no pudo rebatir los argumentos de Faurisson y desde entonces ningún exterminista quiere volver a exponerse al ridículo. Los exterministas saben que en un debate sobre este tema, no tendrían la más mínima posibilidad de convencer al público de sus postulados.
Un ejemplo del rechazo del debate abierto es representado con el caso de la historiadora judía Deborah Lipstadt, quien ha creído denunciar los métodos y las motivaciones de los revisionistas, al tiempo que intenta restarles legitimidad:
No es necesario perder el tiempo o el esfuerzo en responder a las alegaciones de los negacionistas. Sería un nunca acabar de responder a los argumentos planteados por los que libremente falsifican los resultados, citan fuera de contexto y simplemente despachan resmas de testimonios. A diferencia de los verdaderos académicos, tienen poco, si alguno, respeto por los datos o evidencias. Su compromiso es con una ideología y sus "conclusiones" son la forma de apoyarla.
Deborah Lipstadt.[42]
Sin embargo, los revisionistas nunca han considerado como pérdida de tiempo o esfuerzo responder a las diversas críticas y contra-argumentos planteados por los exterministas, porque al hacerlo, además de que así promueven el debate abierto y logran acercarse a verdades más exactas, también revelan los defectos argumentativos de sus detractores, cosa que éstos no han podido hacer sin recurrir a cuestiones legales o sentencias de juicios políticos promovidos por grupos de presión judíos, que no tienen nada que ver con la historiografía y en donde el acusado ni siquiera tiene derecho a a declararse inocente o a intentar defenderse demostrando que tiene razón, porque de hacerlo, él y su abogado estarían negando el Holocausto y serían objeto de una nueva acusación.

Apelar a la emoción


Victimismo judío después de que las autoridades les negaran el acceso a una sinagoga. Medios judíos compararon la prohibición de rezar con el Holocausto.
Otras variadas personalidades y académicos se han pronunciado también en contra de la negación del Holocausto con opiniones que distan mucho de ser científicas y apelan solamente a la emoción. William Shulman, director del Centro de Investigación del Holocausto, describe la negación "como si las víctimas del Holocausto fueran asesinadas dos veces",[43] un sentimiento que comparte el teórico literario Jean Baudrillard, quien sostuvo que "olvidar el exterminio es parte del exterminio."[44]
En ocasiones, cuando los exterministas expresan este tipo de "argumentos", los revisionistas se preguntan entonces qué hay de los genocidios históricos olvidados, como el de la masacre de Dresde o los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, auténticas atrocidades cometidas por los aliados que casi nadie recuerda y por las que nunca hubo un juicio por "crímenes contra la humanidad" hacia sus perpetradores.
Aquí los exterministas creen felizmente encontrar un punto débil en el revisionismo, acusándolo falsamente de relativizar el Holocausto o de reclamar un "contra-genocidio" al estilo de la falacia tu quoque, con el presunto fin de "hacer una confusión entre las víctimas y los verdugos y transformar así a los alemanes en víctimas y excluyéndolos de cualquier tipo de responsabilidad moral", porque, señalando acertadamente, "las auténticas atrocidades aliadas no justifican la negación del Holocausto".
Eso último es verdad: "las atrocidades aliadas no justifican la negación del Holocausto", pero el caso es que los revisionistas no señalan las atrocidades aliadas para justificar la negación del Holocausto, porque para eso es necesaria la evidencia, la cual es extensamente presentada. Los revisionistas señalan los "contra-genocidios" porque al parecer los exterministas prefieren obviar el hecho de que genocidios como la masacre de Dresde, a diferencia del Holocausto, son hechos más que comprobados y comprobables, y a pesar de eso son hechos que casi nadie conoce, y por lo que expresiones como la de Jean Baudrillard: "olvidar el exterminio es parte del exterminio.", según los revisionistas, son expresiones o ignorantes o hipócritas.

Acusar al revisionismo del Holocausto de ser un negacionismo

Aunque diversos científicos como Germar Rudolf y Nicholas Kollerstrom han apoyado las tesis revisionistas, ciertos escritores y activistas del Holocausto como Koenraad Elst buscan desacreditarlo como un simple negacionismo:
Negacionismo significa la negación histórica de los crímenes de lesa humanidad. No se trata de una reinterpretación de los hechos conocidos, sino la negación de los hechos conocidos. El negacionismo es mayoritariamente identificado con el esfuerzo de re-escribir la historia de tal manera que el hecho del Holocausto se omita.
Koenraad Elst.[45]
El revisionismo nunca ha intentado que "se omita" lo que Elst considera "hechos conocidos". Siendo completamente aceptable desde el punto de vista científico y en el análisis histórico, el concluir en la falsedad de un acontecimiento, ya sea aportando pruebas de la misma o refutando la evidencia por la cual se fue establecido.
Nótese además que, según este argumento exterminista, es imposible cualquier demostración científica que concluya la falsedad de un hecho, mientras que la ciencia misma se origina a partir de la negación de esta clase de "hechos" aceptados universalmente, que pasan más tarde a considerarse mitos. Este proceso científico de cuestionar el conocimiento y evaluar nuevas evidencias es parte indiscutida del método científico. Fue una negación con fundamentos lo que derribó el mito del jabón de grasa judía establecido por los jueces en Núremberg, y de conocimiento generalizado y universalmente aceptado durante años.
Es un hecho que los nazis nunca usaron los cuerpos de judíos, y el de ningún otro, para la producción de jabón.[46]
Deborah Lipstadt, profesora de historia judía
Aunque la propia Lipstadt niega que se haya fabricado jabón con cuerpos humanos (o sea que según ella, el hecho jamás tuvo lugar), ella y otros exterminacionistas rechazan un debate con los revisionistas basado en argumentos, porque dicen que éstos niegan hechos conocidos o establecidos.

Uso político

Otra de las críticas recurrentes es que el revisionismo del Holocausto sería una corriente surgida únicamente con propósitos ideológicos y políticos que tendría la misión de falsificar la historia del Holocausto para limpiar la imagen del nacionalsocialismo y así restablecerlo.[47]
Es verdad que la negación del Holocausto está frecuentemente relacionada con movimientos nacionalsocialistas, ya que éstos comparten la opinión de que Hitler no ordenó genocidio alguno, a la vez de que éste no tuvo lugar. De hecho, el revisionismo del Holocausto, por razones obvias, encuentra su mayor difusión dentro de estos movimientos, lo cual no debe ser motivo para desacreditar un fenómeno por medio de otro. (Ver: Ad hominem).
Es preciso comprender que una cosa es el revisionismo y otra muy distinta es el uso político que algunas personas ajenas a él, le dan a las investigaciones del revisionismo, quienes no son científicos ni historiadores y para quienes el término negacionistas sería más adecuado.
Destaca, Horst Mahler, fundador de la Baader-Meinhof y militante del nacionalsocialismo, quien está en prisión por negar el Holocausto. También el líder del Frente Nacional en Francia, Jean-Marie Le Pen, condenado en varias ocasiones por presuntos delitos de complicidad con la "apología de crímenes de guerra" y negación de un crimen contra la humanidad.[48]
Sin embargo, no todos los negadores del Holocausto son seguidores del nacionalsocialismo. Algunos son judíos como Joseph Burg quien fue asesor y defensor del político, escritor y pintor Ernst Zündel en su juicio de 1988, lo mismo que Esther Grossman prisionera de Buchenwald y Auschwitz, así como el profesor Roger Dommergue y David Cole, quien fue llamado traidor por la Liga de Defensa Judía y obligado a retractarse como resultado de una campaña de acoso y amenazas de muerte.
Aunque dominado tradicionalmente por el conservadurismo, en la negación del Holocausto se expresan también posiciones de izquierda. Como por ejemplo, la de Paul Rassinier quien fue comunista y miembro de la Resistencia francesa en contra de la ocupación alemana, así como la del profesor ex-comunista Robert Faurisson (apoyado por el anarquista judío Noam Chomsky[20] en el escándalo Faurisson) o la de Roger Garaudy, expulsado del Partido Comunista Francés, quienes son activos divulgadores del revisionismo del Holocausto.
Por otra parte, el hecho de que gran número de los difusores del Holocausto sean judíos e incluso sionistas, suele no ser tenido en cuenta en absoluto por el gran público a la hora de evaluar su objetividad o su predisposición a producir libros y películas con sesgo político. Mientras que si un nacionalsocialista o militante de derecha investiga el mismo hecho histórico, a menudo se intenta desacreditar de antemano todo su trabajo en base a su filiación política, como manipulador y mentiroso. Probablemente otro de los absurdos producto de la masiva campaña de propaganda lanzada por el Lobby judío desde hace décadas.
La negación del Holocausto surge también en algunos países musulmanes como Irán, que dan cobertura política y mediática al revisionismo al más alto nivel, como lo ilustra la organización de la conferencia mundial revisionista organizada por el propio gobierno iraní en diciembre de 2006. Según el ministro iraní de relaciones exteriores, Manuchehr Mottaki, "el objetivo de la conferencia no es negar o probar el Holocausto, sino ofrecer la oportunidad a investigadores europeos de dar su punto de vista sobre este fenómeno histórico". También añadió en sus palabras de inauguración que "la simple pregunta del presidente iraní: ¿si el holocausto es un hecho histórico, por qué no puede ser estudiado?", provocó una ola de acusaciones contra Irán, por parte de Israel y sus aliados.
También acudieron miembros de organizaciones judías antisionistas de Europa y Estados Unidos[49] como los miembros del movimiento Jaredí o judío ultraortodoxo, los jasidim o los Neturei Karta[50], quienes están en contra del sionismo, el Estado de Israel e incluso cuestionan el Holocausto.[51]
Para evitar el escabroso terreno del debate al revisionismo se intenta desprestigiarlo por todos los medios posibles y deslegitimarlo. Pero la mayoría de los historiadores no se arriesgaría a afirmar a la ligera que éste no aplica el método científico, de ahí que se prefiera citar páginas detractoras como el proyecto Nizkor. Nizkor, נִזְכּוֹר (que en hebreo significa: recordaremos), responde directamente con apariencia crítica y científica a los argumentos de los revisionistas y dice ofrecer una refutación punto por punto a sus afirmaciones, pero lo cierto es que no logra cumplir con ese cometido pues omite y distorsiona casi toda la información que ofrecen los revisionistas. Si bien Nizkor dice oponerse a la censura, tampoco acepta publicar las refutaciones revisionistas de sus argumentos en su sitio web. No es un libro ni una página de historia, y su director Ken McVay, un administrador de gasolinera retirado y carente de titulación profesional, decía mantener su sitio web con donaciones anónimas, negaba ser judío el mismo y durante años se mofó de quienes sugerían que estaría a sueldo de los judíos. No obstante actualmente ya admite públicamente que su sitio web es financiado y administrado por una logia judía masónica. Al ingresar a dicha página se encuentra una cita en inglés y en color rojo que dice: "El propósito real del revisionismo del Holocausto es hacer al Nacional Socialismo como una alternativa política aceptable otra vez."[52]. Aunque algunas personas parecen no notarlo, la página tiene sesgo político.
El uso político de la Historia no sólo incluye al revisionismo, sino también a la versión oficial, tal como lo señala el profesor judío Norman Finkelstein, que aunque no ha negado explícitamente el Holocausto, es conocido por expresar en sus obras, críticas a la política exterior israelí y que el "Holocausto está siendo explotado con fines políticos pro-israelíes y para financiar a los actores políticos en perjuicio de los actuales supervivientes"[1]. Por expresar esta opinión, la presión de la comunidad judía le obligó a abandonar su puesto como profesor de ciencias políticas en la Universidad DePaul en diciembre de 2007.[53]
Sin embargo, existen diferencias claras entre el uso político que hace Israel y el Lobby judío, por un lado, y sus detractores, por el otro. Los primeros promueven una propaganda masiva del Holocausto como hecho indiscutible e innegable bajo pena de prisión, ya que el genocidio judío ha sido la excusa dada por el sionismo para la creación del Estado de Israel y se teme por las consecuencias de que esas pruebas sean refutadas en un debate público. Por otra parte, países como Irán favorecen el debate y la difusión de la polémica surgida (algo que no sería conveniente si los argumentos revisionistas fueran fácilmente refutables), y lo que es notable y no menos importante, no penalizan a quienes defienden la versión judía del Holocausto. Como consecuencia, la mayoría de los musulmanes no creen en el Holocausto[54].
Detrás de las denuncias de uso político del revisionismo, existe el claro propósito de desviar la atención sobre el uso masivo que el sionismo ha hecho siempre del Holocausto. Si se determinara que el Holocausto no ocurrió de la forma en que se dictó en los Juicios de Núremberg, y que en su lugar fue el resultado de una propaganda de guerra seguida por una estafa, Israel tendría que responder por los miles de millones en indemnizaciones pagadas por Alemania, Austria, empresas extranjeras, la usurpación de tierras en Palestina, etc. De ahí el enorme esfuerzo económico y político que se hace para sostener el Holocausto por todos los medios posibles, mientras se acusa a los escépticos de estar políticamente motivados.

Revisionistas y negadores del Holocausto

Revisionistas del Holocausto

Difusores del revisionismo del Holocausto

Testigos ignorados que negaron el genocidio durante o después de la guerra

Negadores del Holocausto por otras causas

Revisionistas y negadores del Holocausto no clasificados

Si tienes información que pueda ayudar a clasificar a estas personalidades en revisionistas, difusores, testigos o negadores, puedes colaborar agregando los nombres que faltan, en orden alfabético, en la lista correspondiente.

Bibliografía revisionista

Referencias

  1. 1,0 1,1 Finkelstein, Norman,The Holocaust Industry: Reflections on the Exploitation of Jewish Suffering, 2000, ISBN 1-85984-488-X.
  2. Irving, David, The Hitler’s War (La Guerra de Hitler)
  3. Este argumento del libro parece haber sido una forma discreta de disentir con alguna parte de la historia oficial, probablemente con la intención de no exacerbar demasiado a los académicos oficialistas y de no meterse en graves problemas con la ley, lo que no pudo evitar. Ya posteriormente, en 2008, escribiría abiertamente contra la totalidad de la historia oficial en Pruebas contra el Holocausto.
  4. Revista Spiegel, Nº18, 1992
  5. Rassinier Paul. Le Mensonge d’Ulysse La Mentira de Ulises, 1950. El título de esta obra alude al piadoso embustero Ulises, quien, a los cien tormentos realmente sufridos, les añadió otros mil inventados.
  6. Por antiguo Reich se entiende el territorio del Reich alemán situado entre las fronteras de 1937
  7. 7,0 7,1 Abbé Georges Hénocque, Les antres de la bete, G. Durassie et Cie., París, 1947.
  8. Rassinier, Paul. La Mentira de Ulises, ACERVO, 1961. Pg 6
  9. Las Pruebas de que el Holocausto Judio es una Fantasia
  10. Harwood, Richard, Did six million really die?
  11. Documentos oficiales de la Cruz Roja Internacional: [1][2]
  12. De acuerdo con el documento de la Cruz Roja IRC Document #9925, de junio de 1946: "Los detenidos mismos no han hablado de ello."
  13. Olga Wormser-Migot. Le Système concentrationnaire nazi. P. U. F. 1968, p. 544 y p. 13
  14. Poliakov, León, Bréviaire de la haine (Edición completa, edición de bolsillo de 1986, p. 124)
  15. Brechtken, Magnus (1997), Madagaskar für die Juden. Antisemitische Idee und politische Praxis 1885-1945, Munich: Oldenbourg. ISBN 3-486-56240-1
  16. Confesiones de Suhren, comandante de Ravensbrück, de su suplente Schwarzhuber y del médico del campamento Treite
  17. Confesión de Franz Ziereis, comandante de Mauthausen.
  18. Negar el Holocausto ya no es delito en España
  19. Negar el genocidio entra en el ámbito de la libertad de expresión, según el Constitucional El País, Madrid 17/11/2007
  20. 20,0 20,1 Cohn, Werner. 1995. Partners in hate: Noam Chomsky & the Holocaust Deniers. Avukah Publications.
  21. Associated Press & Canadian Press (February 15, 2007). "Ernst Zundel sentenced to 5 years in prison for Holocaust denial". Winnipeg Free Press. Retrieved on 2007-02-15.
  22. National Journal: Ernst Zündel freed, 1 de marzo de 2010
  23. Condenan a tres años de cárcel a biógrafo de Hitler - La Jornada, 21 de febrero de 2006.
  24. Revisionist Publisher Varela arrested in Spain
  25. Juzgado en Alemania un hombre que negó el holocausto - 20 Minutos, 14 de noviembre de 2006.
  26. Detienen en Londres a hombre por negar el Holocausto - El Universal, 1 de octubre de 2008.
  27. Holocaust denier Fredrick Toben wins German extradition fight Times Online
  28. Holocaust denier's freedom 'a great success' Jailing Opinions
  29. The Globe and mail, Sept. 18, 1989, p. A-5.
  30. Le Monde, Sept. 19, 1989, p. 14.
  31. Sunday Telegraph (London), Sept. 24, 1989.
  32. Christian News (New Haven, Mo.), Oct. 16, 1989, p. 22.
  33. United against racism, Cómo comprender y luchar contra el Negacionismo del Holocausto
  34. Kenneth S. Stern, Antisemitism Today: How It Is the Same, How It is Different, and How to Fight It.
  35. Kenneth S. Stern, Anti-Zionism, the Sophisticated Anti-Semitism, (AJC, 1990).
  36. La negación del Holocausto. Un problema de metodología histórica
  37. Le Monde, 21 de febrero de 1979
  38. Método científico.
  39. Das Parlament, Núm 26-27, 1 y 8 de julio de 1994
  40. Engañados por la Ciencia, El escándalo Sokal
  41. Wilhelm Heitmeyer y John Hagan, International Handbook of Violence Research, Springer: 2003
  42. Deborah Lipstadt, 1992, entrevista con Ken Stern del American Jewish Committee.
  43. Sophia Chang Times Ledger, December 16, 2004
  44. Golsan, 130
  45. Koenraad Elst. Chapter One - Negationism in General, Negationism in India - Concealing the Record of Islam, The Voice of India, 2002.
  46. Vistas revisionistas: el jabón de judío
  47. Clio: El negacionismo
  48. Condenan a Le Pen por apología del nazismo - 20 Minutos, 8 de febrero de 2008.
  49. Judíos ortodoxos asisten a la Conferencia Revisionista en Teherán
  50. Neturei Karta: Jews United Against Zionism
  51. Jews Against Zionism
  52. Nizkor.org
  53. Noticia sobre Norman Finkelstein, publicada el 10 de diciembre de 2007.
  54. La negación del Holocausto en el mundo árabe-musulmán

Artículos relacionados

Enlaces externos

Revisionistas del Holocausto

En español

En inglés

Antirrevisionistas y exterministas

Vídeos

1 comentario:

Anónimo dijo...

En este año 2015, se conmemora los 100 años del genocidio armenio, por parte del gobierno turco.

Saludos desde Punta de Rieles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...